19 vinos sexis para San Valentín

por  |  13 de febrero de 2013
Compartir en Menéame

vino_amor_500

El vino que tragas como agua no lo degustas,  lo necesitas. Te sacia, te llena, te calma. El vino que hace tiempo que deseabas, que ha sabido envejecer y crecer en botella, cuando lo tomas tiene un postgusto preñado de memoria. El vino que te alcoholiza, que te harmoniza, que te hidrata, que te ayuda a desinhibirte, no es el mismo vino que necesitas cuando estás harto de todo y solo quieres beber algo que te vuelva a poner en sintonía con el mundo.

Hay personas que le hacen el amor al vino con bonitas palabras para descubrir sus aromas, que lo catan lentamente, que se dejan seducir por su color, que lo desnudan lentamente… que se emocionan cuando un vino les penetra. Los hay que beben el vino como una necesidad fisiológica, de cualquier manera, en cualquier copa, con cualquier comida. A esa gente, el vino le proporciona un placer animal que poco tiene que ver con el ser gourmet. El vino que ayuda a dormir es diferente al que hace soñar. Con el vino, entonces, ¿también se folla… o se hace el amor?

Os propongo algunas recomendaciones con tema para el día de San Valentín. Porque, además de decírselo con flores… ¿por qué no lo haces también con vino?

  1. Para tomar con fresas, Recaredo Brut Nature Gran Reserva (Cava).
  2. Si buscas ese oscuro objeto de deseo… prueba el Violeta Alta (Alella).
  3. Rosso Valentino… con Carandelle (Maremma Toscana) o Artadi Pagos Viejos (Rioja).
  4. Para un desayuno con diamantes, Juve & Camps Cinta Púrpura (Cava) o Taittinger Comtes Champagne (Champagne).
  5. Viña Esmeralda (Cataluña) porque la primavera, la sangre altera.
  6. ¿Te apetecen un buen par de… taninos? Pues, Aalto (Ribera del Duero).
  7. Rosa Rosae… con Ochoa Rosado de Lágrima (Navarra).
  8. ¿Un vino cheap & chic? El Laderas del Sequé (Alicante).
  9. ¿Un vino que susurre? El Ànima Negre 2 (Binissalem-Mallorca).
  10. Nuat (Pla del Bages) es el vino al desnudo.
  11. Para tomar con ostras, Fillaboa (Rías Baixas).
  12. ¡Tócamela otra vez! Acústic (Montsant) o Vall-Llach (Priorat).
  13. Like a virgin… con Can Feixes Blanc Sel·lecció (Penedès).
  14. Para esa última copa, nada mejor que el Jacques Selosse Substance (Champagne).
  15. El pecado de la carne también se bebe: Legaris Reserva (Ribera del Duero).
  16. Regala flores… ¡con vino! Gessamí (Penedès).
  17. Para el desamor: La Malkerida (Utiel-Requena).
  18. Si quieres que te quieran más, Más Amor (Terra Alta).
  19. Para disfrutar de la dolce vita, Dulce Corazón (Manchuela).

 

* Imagen: Getty.

Acerca de Meritxell Falgueras

Soy una viña joven que crece en el Celler de Gelida, una bodega que ha dado grandes vinos durante cinco generaciones. Me han podado estudios de sumilleria y humanidades. Las lluvias han nutrido mis estancias en Italia, Estados Unidos y Francia, y han dado fruto a una vendimia excelente que ha recibido los elogios de la crítica con el premio Nariz de Oro joven promesa de Cataluña y del Estado. En vista me definen como transparente y brillante, con reflejos dorados y lágrima lenta. Un ensamblaje de letras y vinos que culminan con el paso por madera de una tesis doctoral sobre las metáforas del vino en la degustación. Tengo un bouquet de flores románticas y de fruta silvestre. En boca, muy salada, con un punto dulce y un post-gusto picante. Un vino cosmopolita que transmite a cada sorbo la joie de vivre.

Archivado en: Brebajes


1 comentario


  1. Madre mia, yo me los bebería todos,pero he de conformarme con el Legaris y el Juve Camps,que son los que puedo encontrar en los expositores de mi entorno.Los demas los apunto para una busqueda mas pausada.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.

© CADENA SER 2013 ? Gran Vía, 32. 28013 Madrid. Tel: 34 91 347 77 00 | Tinta de calamar arriba ↑