Descontando, que es gerundio

por  |  8 de febrero de 2013
Compartir en Menéame

descontando500

¿Te imaginas ir a un restaurante y que te inviten a abandonarlo porque no tienes clase suficiente para comer allí? Pues esto es lo que, al parecer, le pasó a un grupo de comensales, hace unos días, en un local de Viesques (Gijón). Una situación tensa que acabó en queja formal, la intervención de la Policía Local y el salto de la noticia a los medios.

De ser ciertos los hechos, a los propietarios no se les puede calificar más que de cretinos integrales, pero en el contexto de lo sucedido pone de relevancia otro tipo de problema: los cupones de descuento.

No hay día que no me tropiece con un anuncio en Internet, en el que se me ofrece un atractivo menú con un 40, 50 e incluso un 70% de descuento en un restaurante. Una oferta reiterada no solo en hostelería de tipo medio: también en locales de alta cocina. Y simultáneamente, encontramos un sinfín de testimonios que recogen las malas experiencias de clientes que han usado los cupones de descuento. No hay más que introducir en un buscador los términos estafa, restaurante y cupón, para encontrar todo tipo de quejas contra el local, la empresa de descuentos… o ambos.

Existen casos de todo tipo. Restaurantes de calidad pésima que usan esta técnica como reclamo porque son conscientes del potencial de esta herramienta de marketing. Evidentemente el cliente, después de la mala experiencia, no vuelve más, y es bastante probable que hasta exprese su descontento en la red, por lo que el establecimiento tiene los días contados. Otras veces son las empresas de cupones las que generan mal rollo, concibiendo ofertas para restaurantes que están cerrados por vacaciones o directamente clausurados, y los usuarios tienen que poner quejas reiteradas para recuperar su dinero o comerse el cupón con papas.

Otro conflicto con el que podemos encontrarnos es que el restaurante haya decidido un cupo diario o una limitación en los días que se puede hacer efectivo el descuento. Y es que, claro, no es rentable ofrecer este tipo de ofertas y que tu sala se llene un sábado con clientes que van a pagar un tanto por ciento menos, cuando podrías estar sirviendo platos a precio de carta. Algo que también defrauda a clientes habituales, que están pagando más por comer lo mismo que el comensal de al lado.

También se usa una triquiñuela muy eficaz para que la oferta resulte más atractiva. Tan solo hay que simular una subida importante en el precio del menú, poner en letras grandes un sustancioso descuento, cobrar lo mismo que ya cobrabas, y que el cliente se crea un lince por haber encontrado ese chollo. Bajar la calidad o cantidad de los productos es otra de las opciones que usan algunos restaurantes, para poder sacar un mayor margen de beneficio.

Pero los clientes no son los únicos perjudicados con este sistema. Conozco de primera mano la experiencia de un restaurante con una estrella Michelin, que decidió experimentar con una empresa de descuentos para comprobar su eficacia. El caso es que se extendió el rumor, cuya veracidad no he podido comprobar, de que dicha empresa promovió la oferta colocando panfletos en los limpiaparabrisas de los coches, usando la foto del conocido cocinero que está al mando de los fogones en el local. La reputación de un gran restaurante, en manos de una empresa que solo busca su propio beneficio. Muy preocupante.

Teniendo en cuenta que estas estrategias no permiten fidelizar clientela, ya que a ese perfil de consumidor solo le interesa la oferta, y es difícil que pague el precio real por algo por lo que ya ha pagado mucho menos, ¿qué necesidad hay para que un negocio honesto use estas técnicas de venta?

 

*Imagen: Getty.

Acerca de Cristina Martínez (Garbancita)

Gastrónoma, rubia e hiperactiva. Tiene el campamento base en Pamplona pero se mueve por toda la península en busca del mejor restaurante, el más exquisito producto y la más intensa de las experiencias culinarias. Viaja con toda una legión de seguidores de Facebook y Twitter, que se han convertido en sus confidentes y escuderos. Juntos luchan contra la tiranía gastronómica y sus batallas buscan devolver el poder a los que cocinan, producen y distribuyen con honestidad.

Archivado en: Rumiaciones



5 Comentarios


  1. Compré en algunas ocasiones este tipo de cupones y la última experiencia en el restaurante Toc de Barcelona fué tan decepcionante que opté por abandonar el sistema totalmente. Por fortuna la comida era buena pero la atención que nos dispensaron fué tan escasa y en obvia discordancia con la del resto de clientes que la noche resultó del todo olvidable.

  2. Este articulo me ha chocado, pues soy un consumidor (demasiado) habitual de dichos cupones. A dia de hoy no negare que algunos me han salido rana pero en este articulo me han sorprendido varias cosas. Es cierto que a veces se promocionan restaurantes a punto de cerrar pero eso no implica que el credito consumido no se devuelva al efectuar una llamada de un par de minutos a un telefono de atencion al cliente. Sobre el si se hincha el precio de un menu degustacion, se trata de un practica contraproducente pues de ser asi el comensal no volvera al lugar horrorizado por el precio supuestamente real del mismo, ademas de las criticas que se escribiran en la red.
    Yo a dia de hoy cuando compro un cupon de un restaurante que desconozco, no me quedo con la descripcion de la propia empresa, que evidentemente pretende venderlo lo mejor posible. Me molesto en mirar en otras webs la opinion de los usuarios, si hay otras ofertas del mismo restaurante pululando en otras paginas y el precio medio de la carta o del menu degustacion. A dia de hoy la mayoria de restaurantes de nivel medio y alto que he conocido en Barcelona se deben a estos cupones. Con un poco de mano izquierda se les puede sacar mucho jugo y evitar catastrofes.

    • Ropimas, sólo hay que hacer una búsqueda rápida para encontrar cientos de quejas sobre reclamaciones por cupones no ejecutables. Incluso he encontrado plataformas de damnificados, que a través de Facebook, han intentado usar el poder del grupo para conseguir que les reembolsasen el importe abonado por el cupón.

      Sobre incrementar el precio del menú de forma deliberada, o bien reducir la calidad para mantener el margen, son pautas sugeridas por las propias empresas de descuentos para que el restaurante pueda mantener los márgenes, después de que dichas empresas se lleven hasta un 50% del valor del cupón en concepto de gastos de gestión y promoción.

      Estoy segura de que entre toda la oferta existente, habrá algunas que sean interesantes para el comensal, aunque difícilmente para el restaurante. El modelo ha sufrido ya un desgaste notable, y cada vez es menos probable que la experiencia del comensal sea positiva.

      Quizás tu caso sea diferente, y esas promociones te han proporcionado la posibilidad de conocer restaurantes donde sí volverás. Pero la mayoría de los clientes no son así, y no regresarán a pagar el doble de lo que pagaron en su día. Ya se les denomina la generación cupón o cazadores de descuentos, y es un perfil muy difícil de fidelizar.

      Un abrazo, Cristina

  3. Hola Cristina,
    Soy dueña de un restaurante, y de momento los hosteleros no han comentado a tu fantástico articulo.

    Me pongo loca cuando veo descuentos desproporcionados realmente es imposible ofrecer un “menú” con un 50% de descuento y ademas sabiendo que la pagina se lleva mas o menos el 35% mas. La única manera para que te quede algo aun que sea solo 1€ es proponer un picoteo para que la gente te piden un postre.

    Cuando ya te estas adaptando al tema de crisis, ya ajustas tus precios y proponer un menú a menos de 16€ con vino es casi imposible al menos que das pasta o Arroz si haces propaganda a través de una sociedad de maketing….
    Si la planteas bien a lo mejor no ganas, no pierdes pero no sacas nada para los gastos corrientes del negocio.

    He vivido tres campañas de estas ofertas y puedo asegurar que sobre 400 personas que he servido han vuelto 6 personas solo….

    Lo que es la fama del restaurante, cada vez las opiniones son mas dura y muy difíciles de aguantar porque das el mejor del tuyo.

    Realmente quien gana? la sociedad de marketing Siempre
    A lo mejor, el cliente pero el restaurante nunca sale a cuenta…. Puede ser el mejor relación calidad precio de todos los restaurante pero hoy si no haces ofertas para que la gente de paso vea movimiento en tu restaurante y entre o mueres poco a poco….

    ¡Gracias por tu articulo!

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.

© CADENA SER 2013 ? Gran Vía, 32. 28013 Madrid. Tel: 34 91 347 77 00 | Tinta de calamar arriba ↑