Feliz empacho 2013

por  |  31 de diciembre de 2012
Compartir en Menéame

No sé vosotros pero yo a estas alturas de la película vivo en un estado de empacho permanente. He sobrevivido a la Nochebuena y la Navidad y, en este maratón de la gula, todavía queda esta noche y el día de Reyes. Siempre creo que no conseguiré llegar a la cuesta de enero.

Como cocinera oficial de la familia que soy, todos los años, antes de empezar esta vorágine, pienso en revelarme en Navidad y cenar, por ejemplo, una sopita y una tortilla de patata, sin más. Pero no soy capaz, lo reconozco.

En vez de eso, cochinillos, lechazos, mariscos, foies, turrones, roscones, mazapanes, besugos, angulas… Cuanto más caro y selecto, mucho mejor. No vayan a pensar que, esta vez sí, nos ha afectado la crisis de verdad.

Quizás deberíamos de dejar de comer por Navidad como si se fuese a acabar el mundo. Más ahora que se ha demostrado que no será así.

Lo que más me gusta es fijarme en los carros que empuja la gente en los supermercados. Conducidos la mayoría de las veces por señoras, muchas de ellas con lorzas, con el carro hasta arriba de productos ricos en grasas saturadas y transgénicos, colesterol, calorías… Ni una frutita, lechuguita o pechuguita de pollo. Claro que esto se invierte completamente una vez pasadas las fiestas. Hasta el punto de que la gente no lleva ni carro. Se conforman con una cestita o ni eso. La crisis, tú sabes.

Lo peor es cuando sale a relucir la estupenda pata de jamón que, parece ser, todo el mundo ha comprado para zamparse estas navidades. Todas ibéricas, increíble. Y una ni siquiera con una mala paletilla de la que presumir. ¿De verdad hay tanto cerdo ibérico en este país?

Todos los años me prometo que no me entregaré a la fiebre cocineril que me invade durante estas fechas pero nunca lo consigo. Por un lado hago feliz a la familia y por otro me da la oportunidad de poner a prueba mis conocimientos cocineros.

A ver si el año que viene no soy tan cobarde y consigo preparar esa tortillita de patatas tan rica, y me dejo de derroches. Aunque solo sea por solidaridad con los que no tienen qué comer.

Me despido, no sin antes desearos un Feliz 2013.

 

* Foto: Getty.

Acerca de Julia G. de la Fuente

Diplomada Técnica en Cocina y Gastronomía por la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla, posteriormente realizó sendos stages en el El Celler de Can Roca (Girona) y Ramón Roteta Hondarribia (Guipúzcoa). Tras varios años trabajando en restaurantes y hoteles de Cataluña, Cádiz y Málaga, decidió dedicarse a la enseñanza. Actualmente imparte clase de FP en el Ciclo de Panadería, Repostería y Confitería en el IES Hostelería de San Roque (Cádiz). Comparte sus reflexiones gastronómicas en el blog Darlabrasa.com y también en Twitter (@juliamasala).

Archivado en: Rumiaciones



Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.

© CADENA SER 2013 ? Gran Vía, 32. 28013 Madrid. Tel: 34 91 347 77 00 | Tinta de calamar arriba ↑