BCC: Basque Culinary Cabreo

por  |  30 de noviembre de 2012
Tuenti
Compartir en Menéame

Se dice que una verdad es una mentira repetida mil veces. Una frase muy analógica que toma una dimensión desproporcionada si la extrapolamos al mundo 2.0. Internet, para lo bueno y para lo malo, tiene una capacidad de difusión tal, que una trola puede convertirse en dogma de fe en apenas una hora. Ni se sabe la cantidad de hoax (leyendas urbanas de toda la vida de Dios, que se basan en el rigor científico e informativo de que le pasó al vecino de tu prima) que circulan por la red.

Lo que sí sabemos es que es directamente proporcional a los cretinos que creen, difunden y viralizan estupideces de todo tipo y calibre. Si el hoax es del tipo “¿Sabes el tío que dormía con su serpiente y esta se empezó a comportar de forma extraña y bla, bla, bla?”, como mucho has perdido 10 minutos de tu vida escuchando la historia, o en el mejor de los casos has ganado un buen relato para ser el centro de atención en la próxima cena con tus colegas. Pero si la falacia en cuestión usa nombres propios, los desprestigia y la única y maliciosa finalidad es la de hacer daño, la cosa cambia.

Desde hace aproximadamente un par de años, llevo recibiendo de forma regular y recurrente correos incendiarios en contra del Basque Culinary Center y de varios cocineros entre los que se encuentran Ferran Adrià, Andoni Luis Aduriz, Juan Mari Arzak o Martín Berasategui, entre otros. El mail contiene chorradas del tipo: “¿Sabes por qué cierra elBulli, o por qué Mugaritz sólo abre algunos meses al año? Pues flipa, tronco: el Gobierno le ha dado una subvención de 7 millones de euros a los cocineros y, ahora que viven a nuestra costa, ya no necesitan currar más. Si no me crees mira el BOE, donde lo dice bien clarito. Esto es vergonzoso!! Pásalo al máximo de gente posible, para que se enteren de qué tipo de gentuza son los cocineros!! Vamos con antorchas a quemar sus casas y a violar a sus mujeres!!!”. Bueno vale, esta es una dramatización que he hecho por mi cuenta, pero a efectos prácticos esta es la idea.

Claro, tú lo lees, ves que citan y enlazan el BOE, que hace referencia a esa subvención… e inmediatamente piensas: ¡qué cabrones! Pero el cebo del BOE está basado en el efecto le pasó al vecino de mi prima: algo que no puedes comprobar, lo mismo que ningún paleto de los que redifunde esta información se lee el documento completo para comprobar si los argumentos son ciertos. La gente lee el reivindicativo correo, ve que el enlace al BOE lleva donde dice y, sin abrirlo (o quizás sí, pero sin mirar más allá del logo gubernamental), se casca un reenviar a toda su lista de contactos, y se queda con la saludable sensación de haber dispensado justicia kármica a gogó.

Además a la trola la puedes ir vistiendo con su camisita y su canesú. Un ejemplo puede ser la desdichada historia de éste oncólogo que, por culpa de los desaprensivos cocineros (vascos), no va a poder dar con la cura del cáncer. Cuidado, que no le quito yo razón a este buen hombre en que la investigación médica no está suficientemente financiada, pero arremeter contra la gastronomía por 7 millones, cuando el cine español se lleva más de 90 al año, me parece un error de enfoque. La cosa comienza a irse de madre cuando en algunos artículos se dice que los cocineros vascos, ¡qué anda la mar, pero si resulta que son siete también!, son socios del BCC. Uhmmm socios ¿eh? ¿De los de ganar dinero te refieres? Y son 7 millones y 7 cocineros… “¡No me digas más. A millón por cucharón!”.

Y ahora vamos a aclarar todo este chocho, a ver si con suerte podemos parar toda esta escalada de gilipolleces virales. En el año 2009 el Ministerio de Ciencia e Innovación destina, de un presupuesto de 497 millones de euros, una partida de 7 millones a un proyecto de la Universidad de Mondragon que propone la creación de una Facultad de Ciencias Gastronómicas. Un tipo de formación inédita en el mundo que cuenta como asesores con los mejores cocineros vascos y algunos de los del resto del mundo. Los citados chefs vascos forman parte del patronato de la fundación, así como a nivel internacional existe un comité que se reúne anualmente para analizar, consensuar y fijar objetivos. Un planteamiento que hunde sus raíces de manera local, pero que tiene una vocación internacional para cumplir el objetivo de hacer crecer el patrimonio cultural culinario.

¿Por qué se concede esta subvención?

“Las razones que acreditan el interés público, social y económico de la concesión de esta subvención se basan en la indudable trascendencia e interés del proyecto Basque Culinary Center, que tendrá un impacto económico y social fundamental al incidir en la cultura gastronómica y alimentaria que afecta al desarrollo social de cualquier país, y en el desarrollo del sector empresarial alimentario y de la restauración, que tiene un peso muy importante en el Producto Interior Bruto del Estado, además de constituir un foco de atracción del turismo de calidad” (Disposición 17246 del BOE núm. 263 de 2009).

¿A qué va destinada esta subvención?

“La subvención se destinará a cubrir gastos de obra, infraestructuras, equipamiento, personal, suministros, servicios, gastos generales y otros gastos directamente relacionados con la puesta en marcha del proyecto” (Disposición 17246 del BOE núm. 263 de 2009).

¿Quién es el beneficiario de ésta subvención?

“Basque Culinary Center Fundazioa será la entidad beneficiaria de la subvención, y habrá de reunir las condiciones previstas en el artículo 13 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones” (Disposición 17246 del BOE núm. 263 de 2009).

Dicho esto, os pido por favor que no me mandéis más el dichoso correo con la intención de que denuncie esta situación. Ya sé que mi personalidad reivindicativa os hace creer que esta información me interesa pero, queridos, soy de las que defiendo el BCC porque me siento parte de ello. Así que no lo intentéis más, no tenéis nada que hacer.

 

* Foto: Juan Herrero (EFE).

Acerca de Cristina Martínez (Garbancita)

Gastrónoma, rubia e hiperactiva. Tiene el campamento base en Pamplona pero se mueve por toda la península en busca del mejor restaurante, el más exquisito producto y la más intensa de las experiencias culinarias. Viaja con toda una legión de seguidores de Facebook y Twitter, que se han convertido en sus confidentes y escuderos. Juntos luchan contra la tiranía gastronómica y sus batallas buscan devolver el poder a los que cocinan, producen y distribuyen con honestidad.

Archivado en: Rumiaciones



20 Comentarios


  1. Buenas

    Suscribo casi al 100% lo que dices. Digo casi porque has caido en la misma trampa en la que caen todos los que piensan que los hoax que reciven son la biblia, el sensacionalismo. Cuando dices “…cuando el cine español se lleva más de 90 al año…”, aunque el dato sea cierto, no lo se, tu intención es clara, y si no, lo parece mucho.

    Terminando, estoy de acuerdo con ambas subenciones aunque no voy demasiado al cine, y menos a ver una española, y cuando tengo que comer comida “basura” termino chupandome los dedos.

  2. Suscribimos toda tú información. Cuando nos llegó ese enlace, lo dejé de leer a la mitad. ‘La envidia! lleva a todo eso. La mala intención y la mala baba de la gente, nos supera. No podemos con ello.

    • La historia es que estos correos cíclicos, en unos meses alguien volverá a prender la mecha y nos llegará de nuevo… Solución: el remitente derechito con sus reivindicaciones a la carpeta de spam.

  3. A mí el que más me gusta es ése de que los establecimientos chinos están exentosde pagar impuestos. Yo no sé si será cierto o no (bueno, viendo lo que ha pasado con Gao Ping, igual es que más que no pagarlos, lo que pasa es que hay quien los “distrae”). pero me llama la atención que las mismas personas que te lo dicen luego no tienen ningún reparo en ir a comprar a esos bazares y te miran como si fueras tonto si tú compras lo que sea en tiendas m´s caras, d las de toda la vida.

    • Los chinos con los gatos, sus muertos, los impuestos… para cuándo la película?

    • El de los chinos dices que es porque están exentos y eso yo no lo he visto por ningún lado. Lo que sin embargo veo es que no te dan una factura ni por casualidad, cuando te la dan le falta el CIF y cuando te dan una con CIF, usan el mismo para varios negocios. Es decir no pagan impuestos por falta de control, no porque este exentos.

      Otra cuestión es que importan un contenedor que vale 30.000 y dicen que vale 3.000, pues ahí ya están nuevamente no pagando impuestos.

      Y otra cuestión es que estos establecimientos son como de postguerra, ves a varias generaciones trabajando en el negocio familiar, hay de todas las edades, yo diría que hasta menores, es decir nuevamente no hay control.

      Y otra cuestión más, es el grado de cumplimiento de las normativas, tanto municipales con las que a otros nos sangran, como las de Seguridad y Salud por ejemplo.

      Estas son las cuestiones importantes y que no se suelen decir.

      En cuanto a lo del cine y los cocineros, estoy de acuerdo con el artículo, mejor se metían con lo que se llevan los partidos políticos y los sobresueldos que pagan a sus cargos públicos, en efectivo según algún alto cargo.

  4. Un comentario marginal. Si el edificio que se muestra en la imagen es la sede de la institución, creo que su calidad no hace honor a la de los patronos cocineros.

  5. Hoax tien traducción exacta (exactísima) en castellano: Bulo. Su uso en inglés es propio de quien es ignorante en dos idiomas o es un pretencioso.

  6. Pues tú lo intentarás justificar, pero creo que esa subvención es una tomadura de pelo y que la rima sigue siendo tan buena como cierta: A millón por cucharón (y otros más para Mondragón).

  7. Apoyo que la gastronomía deber ser un pilar fundamental de este país y apoyo que falta inversión en educación en gastronomía. Pero denuncio que el gobierno de España de una subvención directa a una universidad privada especialista en fabricar tornillos para crear una supuesta universidad gastronomica sin ninguna coherencia ni futuro. Que con dinero de todos los españoles se finacie un proyecto privado a dedo a una entidad ligada históricamente a un grupo terrorista y encima que tanto en su patronato como en su mismo
    Nombre ni se mencione a España es para quejarse. Seguramente no sea la forma, pero señores, si quieren montar un chiringuito nacionalista páguenlo con su dinero, no con el mío. Por cierto que me digan de quien eran los terrenos donde se ubica el edificio, quizá nos sorprendamos….

    • 100% con Pedro. No entiendo como el Gobierno de España puede conceder una subvencion directa a una empresa privada para que encima haga un proyecto sectario y nacionalista donde en su patronato unicamente hay cocineros vascos y extranjeros. Me parece una vergüenza de la Señora Garmendia y sus amigos. Esos Correos no seran objetivos, perl el BOE es el BOE y una subvencion de ese montante sin justificacion alguna es algo sin precedentes y una autentica vergüenza

  8. Vale, no es cierto lo del hoax. Pero es una contraprestación al PNV por el apoyo al PSOE en el parlamento: una vergüenza que se hizo sin concurrencia pública, sin estudio para ver posibles emplazamientos, y por mera aritmética de votos. Y lo dice un votante socialista, pero es una vergüenza.

  9. Bulos aparte, a mi me parece una barbaridad que se gasten 7 millones de euros en “ciencias gastronómicas” cuando no hay dinero para la investigación científicia de verdad. Vemos como se desmontan los grupos de investigacion y los científicos se marchan, y nos gastamos este dineral en paraciencia y bla, bla, bla? Esta es una de las muchas tonterías de la época Zapatero….

  10. Una verdad no es una mentira repetida 1000 veces. Una mentira repetida 1000 veces se hace verdad. Parece lo mismo pero ni de coña lo es.
    Por lo demás muy de acuerdo en lo expuesto.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.

© CADENA SER 2013 ? Gran Vía, 32. 28013 Madrid. Tel: 34 91 347 77 00 | Tinta de calamar arriba ↑