Cuando el patrón es la pesadilla

por  |  16 de noviembre de 2012
Tuenti
Compartir en Menéame

Nunca la tele me pareció tan instructiva como con Alberto Chicote y su Pesadilla en la cocina. Tras sucesivos programas voy viendo que el gran problema de un restaurante es su dueño.

En el cuarto programa, una de las socias, aunque no principal accionista, toma las riendas sin ton ni son, porque se cree la mejor formada para hacerlo (y, entre las razones que arguye está la de haber ido a un colegio de pago, como si eso garantizase el nivel intelectual y empresarial del alumnado).

En el anterior programa, el dueño (y pareja de la socia capitalista) dejó clara su incapacidad para ir más allá de los abrazos y los besos cuando lo que tiene es que dirigir su empresa. A quien más se criticó en Twitter durante la emisión del programa fue a una de las camareras, pero hay que decir que actuaba con la complacencia del jefe.

Ser jefe y propietario no debe ser fácil, y más cuando has montado una empresa porque te parece que puede ser un sueño hecho realidad, pero que no tienes ni idea de cómo funciona. En el sector de la hostelería es habitual encontrar este perfil (¿quién no ha soñado alguna vez con tener un bar de tapas o un garito como el que siempre hubiese deseado visitar?), pero también sucede en otros muchos sectores más de la economía en nuestro país.

Pienso en la prensa y se me ocurre que a quién no le gustaría tener un periódico, una televisión o un portal en internet para leer lo que le gustaría que mucha gente leyera. Y cuando se profundiza, la empresa es mucho más que una forma de ganar dinero, porque de ella depende el trabajo de mucha gente y el servicio para otra mucha y, de todo ello, el responsable es el dueño.

Con cada crisis económica, cada gobierno publica su propia reforma laboral, en la que se acometen programas de medidas dirigidas al empleado, pero pocas, o casi ninguna, al empleador. Por eso, quizás sea el momento de aplicar la creatividad que se pide en la cocina, en el restaurante y en la economía en las normativas gubernamentales y afrontar una reforma del empresario, ese que paga mal (si paga), exige (sin saber el qué) y hace una pésima gestión del talento.

Para su puesta en práctica podría ponerse en marcha un nuevo reality de patrones, o, mejor aún, de políticos. Por ahora, en Twitter ya se pide la intervención del chef Alberto Chicote en el mismísimo Consejo de Ministros

 

* Foto: una imagen del cuarto programa de Pesadilla en la Cocina, disponible en LaSexta.com.

Acerca de Yanet Acosta

Escritora y periodista, es autora de la novela 'El Chef ha muerto', coordinadora del fanzine gastronómico enCrudo y directora de The Foodie Studies. Ha sido profesora en el Centro Universitario Villanueva y en la Universidad Camilo José Cela de Madrid, así como fundadora y directora del Curso de Experto en Periodismo Gastronómico y Nutricional de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como directora de comunicación de Cooperativas Agroalimentarias y en la Agencia Efe. Ha colaborado con El Mundo, El País y Público, así como con las revistas Sobremesa, Distribución y Consumo, Spain Gourmetour y El Gastronómico. Ha sido la organizadora de la primera exposición colectiva de fotografía gastronómica en España ('Del bodegón al porn food. Imágenes de los fotógrafos de la cocina actual en España'), y desde febrero de 2011 es la presidenta de la Asociación de Prensa Gastronómica y Nutricional.

Archivado en: Rumiaciones



26 Comentarios


  1. Ayer lo vi. Muy flojo el programa. El problema planteado es inverosímil. No sé quién prepara los guiones y los diálogos, pero son bastante flojos y poco reales. El cocinero profesional, Chicote, no se cree nada de lo que está diciendo, lógicamente, dado que no es buen actor. Salvo él parecen todos actores de La Cubana.

    La realidad supera la ficción. Ser propietario es fácil, pero ser buen gestor es muy complicado y la mayor parte de las personas no tienen capacidad ni formación para ello. Uno se puede formar y adquirir las capacidades para ser un buen gestor. El problema es que la mayoría de los propietarios, por el hecho de serlo, ya se consideran buenos gestores. Luego, si la cosa va mal, con decir “somos poco productivos” o “somos poco competitivos”, apuntando con el dedo a los empleados, es suficiente.

  2. MANDAR ES FACIL, OTRA COSAS ES SE SABER TRANSMITIR LAS ORDENES CON CRITERIO, CONVICCION Y RESPETO, VALORANDO EL TRABAJO BIEN HECHO.

  3. Tú sí que eres floja

  4. Yo veo el programa porque veía el original americano, con Gordon Ramsey y he de decir que me ha sorprendido que la versión española sea tan buena o mejor incluso que la americana. Digo mejor porque los programas americanos son un tanto repetitivos, mientras que en la española, aunque el problema principal es el mismo, es decir, la calidad de la comida, al menos Chicote se enfrenta a personajes de variado pelaje… el “buenismo” del dueño anterior era tan insoportable como el borderío de los de ayer.
    Ahora bien, supongo que estas actitudes e incapacidades, un poco extremas, están, sino añmañadas, sí que exageradas por parte de la gente que sale en el programa y que acceden a quedar en ridículo delante de todo el mundo a cambio de la publicidad que se hace a sus locales, más allá de que Chicote les arregle un pcoco la carta o les aclare las ideas de coómo llevar un negocio (que no es fácil, cierto, pero creo que sólo hay que saber aplicar el sentido común ). Un saludo.

  5. El programa de ayer tuvo un buen comienzo pero el desenlace fue malísimo. Pegaron un salto de 20 km. Para empezar, el principal problema que tenían era la dueña. Chicote debería haber dicho que para que el negocio fuera bien, ella no debería aparecer por el local. En segundo lugar, con los cocineros y los medios que tenían en la cocina, jamás, pero que jamás de los jamases, iban a conseguir los platos tan ricos y bien preparados del restaurante madrileño que habían puesto en la mesa. Hace falta una buena formación y una experiencia para conseguir esa calidad. Se notaba que habían traido el tupper con las salsas y la comida preparada de otro lugar para salvar esa noche mágica en la que todo estaba solucionado. Y el colmo de los colmos fue el lavavajillas de regalo. Eso fué malísimo. Por último, uno de los problemas de las pequeñas empresas de este pais: hay una falta de preparación de los gerentes alucinante. Y luego toda la culpa para los empleados. Eso sí, la decoración del local muy buena

  6. Los colegios e pago crean autenticos monstuos, pero del desarrollo de coeficiente que no permite ingresar en la universidad pública.

  7. esta claro que a los propietarios se les paga previa firma de contrato para que se dejen humillar. en el fondo el programa esta bien pero no me creo los finales. Chicote solo desenmascara la realidad y la ridiculiza, pero desde luego no aporta soluciones, ni se ve un final feliz.de repente todos se vuelven agradecidos por haber sido insultados durante una hora. Lo mejor para mi fue el cocinero poeta.No esta tan lejos del cocinero presentador.

  8. Esta copia barata del programa de Ramsey es patetica,Chicote no tiene caracter,no es creible….

    • Bluff, yo creo que mala leche sí que saca, aunque claro para dar solución a lo que se le ha presentado tendría echar a los dueños y a eso, es una pena, pero no se ha atrevido. Así que por mucha reforma que se haga, el mal permanece…

  9. Alberto, me dedico a asesorar empresas y los problemas que te encuentras son los mismos. Te puedo decir que el 99% (nunca digo el 100% por precaución) es los problemas importantes son motivados por el patrón. Los trabajadores no rinden, les faltan capacidades, falta de calidad en las compras o producción, si hay gastos superflúos, se vende poco, poca productividad,… todo viene originado por malas decisiones y solo puede mejorarse con buenas decisiones, y es el patrón quien las ha de tomar y en no pocas ocasiones no lo hace por motivos muy variopintos.

  10. Hace unos años montamos una empresa en el sector de educación en el tiempo libre (nada que ver con la gastronomía). Lo hicimos como solución a nuestros problemas laborales, como autoempleo. Dentro de unos meses cumplimos 10 años de funcionamiento.

    No teníamos ni idea de gestionar una empresa, hoy algo sabemos (pero poco). Nos animan a ser emprendedores, ¿pero quien te forma?, ¿en la escuela?, ¿tengo que hacer un grado para luego poder emprender un negocio?

    Comparto con Yanet que hay que hacer una reforma del empresariado y, si como parece el autoempleo será un pilar en el futuro, sentar la basas para que llegado el momento tengas unas mínimas bases.

    Saludos

    • Hola, empresario. La formación es uno de los grandes retos de nuestro país. La que se imparte en la Universidad (y soy profesora universitaria) está completamente desfasada. Los profesores deben dar herramientas para el autoempleo y la gestión eficaz, pero, claro, el gran problema es que el profesorado desconoce estas herramientas también. Por eso apostaría por una formación en la que personas como tú, pese a no estar en el terreno académico, fueran referentes, ya que tú puedes aportar el conocimiento de los casos prácticos. Creo que es una necesidad a gritos, y tantas reformas educativas sin tener en cuenta esto, no van a conseguir nada.

  11. Hola,

    he visto en este enlace http://www.widoobiz.com/actualites/quand-la-tele-realite-raconte-la-vie-dune-scop/24526
    la referencia a un programa de la Tv irlandesa en la que dan a los trabajadores y trabajadoras la oportunidad de solucionar los problemas de la empresa.
    Saludos

  12. Estoy de acuerdo Yanet, y pienso que para iniciar cualquier empresa, además de -obligado cumplimiento- conocer el oficio, es tener ilusión.

    Es un error creer que es fácil acometer el trabajo sin experiencia. “Me he quedado parado y tengo unos eurillos, monto un bareto”, lo he oído hasta la saciedad. También el optimista “te vas a estrellar”.

    La ilusión, no es sólo una palabra, es un estado de animo necesario para trabajar.

Trackbacks

  1. Otro artículo para Tinta de Calamar en La Ser: Cuando el patrón es la pesadilla « El Chef ha muerto
  2. Tirar comida | Tinta de calamar
  3. Casi caducado « Mi curso de manipulador de alimentos

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.

© CADENA SER 2013 ? Gran Vía, 32. 28013 Madrid. Tel: 34 91 347 77 00 | Tinta de calamar arriba ↑