El Madrid quiere que Mou siga

marzo 8, 2013  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

 

Ha terminado la semana fantástica del Real Madrid, un periodo de ocho días en el que el equipo de Mourinho se enfrentó dos veces al F.C Barcelona, le ganó los dos partidos, le ha eliminado de la Copa del Rey y ha solventado la eliminatoria de octavos de final en Old Traford ante el Manchester United. Una victoria del Real Madrid por 1-2 con 20 minutos de muy buen fútbol y un partido irregular donde Mourinho cometió algunos errores, como meter a Modric tarde o meter a Pepe y echar al equipo atrás.

Cerezo en Ser Deportivos

noviembre 24, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

A dos días del derbi nos visita Enrique Cerezo. Con todos los pronósticos en contra y tras doce años seguidos sin ganarle en liga al eterno rival, hay que ver de dónde saca este hombre el humor con el que afronta estos compromisos. Cerezo es un tipo peculiar que se expresa con naturalidad y tira mucho de las frases de la calle. Hoy hemos hecho una pequeña recopilación y es que te da algo: No hay mal que dure cien años, unos van y otros vienen, en esta vida todo tiene su principio y su fin, comerse la tarta antes de comprarla es muy difícil, nos estamos comiendo el pollo antes de matarlo… Es una ametralladora de tópicos.
Desde hace unos meses a Cerezo le han pedido en el club que no hable de asuntos deportivos, como si fuera a meter la pata con sus declaraciones. Aun así, el presidente atiende a los medios intentando no meterse en ningún charco, que con la trayectoria del equipo en las últimas semanas es bastante difícil. Hoy intentaremos meterle en algún aprieto, pero sobre todo intentaremos pasar un buen rato y que uno de los personajes del próximo derbi se muestre tal como es, con naturalidad y cercanía.

A ver como se las tiene Cerezo con “el otro Florentino” o “el otro Mourinho”, con algunos mensajes que le han dejado en el contestador, o con el mítico Manolete.
Lo podéis escuchar en la Ser y verlo en streaming a través de www.cadenaser.com
Os aseguramos un buen rato de radio. Lo de la tele es peor porque guapos, lo que se dice guapos, no somos.

Florentino en Gerland

noviembre 2, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

Una imagen para la posteridad, Florentino Pérez celebrando en el palco del estadio de Gerland un gol de su “protegido” Karim Benzemá al Lyon. ¡Lo que debía tener dentro Florentino para perder el oremus cantando el gol, levantándose haciendo aspavientos y terminar mesándose los cabellos poniendo cara de haber visto a la Santísima Trinidad! Lo primero es que Lyon era una plaza en la que el presidente del Madrid lo había pasado muy mal en otras ocasiones, cuando el humilde Lyon echaba de la Champions al proyecto galáctico (Morientes y Pellegrini grabados a fuego), y lo segundo es que su querido Karim llevaba más de un año, desde que llegó al Madrid, sin meter un gol importante.
Fue una jugada extraña, el Madrid robó la pelota en campos francés, Ozil y Karim pelearon un balón perdido y a trompicones iniciaron la jugada. Luego, Ozil encontró a Cristiano en el borde del área y el portugués tocó de primeras al espacio al que ¡había corrido Benzemá! Tras un buen control, Karim parecía no encontrar espacio para el remate, un amago, dos, los defensas del Lyon intentaban tapar su remate, que al final llegó y ,tras rozar en el portero y un defensa, entró lentamente, con indecisión e indecisión, en la portería francesa. ¡Qué tensión!

Florentino non pudo aguantar más. Gritó, se levantó, levantó los brazos, abrió los ojos, se llevó las manos a la cabeza….¡Gol! Es el Florentino más natural que hemos visto en mucho tiempo, el aficionado, el hincha, el forofo. Que Florentino también lo es. Porque, como dijo el profeta Butragueño, puede ser un “Ser Superior”, pero a esos seres superiores también les gusta forofear, hablar de fútbol y escuchar lo que decimos en la radio.

Gasol, diez años en la NBA

noviembre 1, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

El 1 de noviembre de 2001 jugó Pau Gasol su primer partido con los Grizzliez. Fue una derrota ante Detroit Piston por 80-90, pero aquella noche los asistentes al Pirámide de Menphis ya vieron que el español flaquito y larguirucho tenía mimbres para quedarse en la NBA. Cuando al año siguiente Pau fue elegido novato del año empezamos a pensar que podía llegar lejos.
La trayectoria de Pau en Memphis iba en ascenso, cada vez más importantes, cada vez más duro. En 2006 debutó en el All Star, lo que para todos nosotros supuso un paso de gigante en nuestro baloncesto, ¡un español en el All Star! Pau era nuestra matrícula en la NBA, era ya un mito. Pero Memphis se les estaba quedando pequeño. El hecho de que los Grizzlies no consiguieran hacer algo en los play-off empezaba a ser frustrante para Pau, se le veía en la cara. Nosotros le veíamos sufrir en la distancia y compartíamos su amargura. ¡Que lo traspasen por Dios!

En 2008 llegó el notición: Pau a los Lakers. No es que se fuera a cualquier equipo mejor que Memphis, es que se iba a un equipo mítico e iba a jugar con Kobe Briant. Al año siguiente estrena el anillo. Los Lakers campeones y Pau es el primer español que sube a la cima del baloncesto mundial. Y no se queda ahí, sino que repite al año siguiente y se convierte en un jugador fundamental en los campeones.
Gracias por estos diez años Pau. Ha sido fantástico acostumbrarse a trasnochar algún día de la semana para verte. Y acostumbrarnos a que nuestros hijos pregunten con naturalidad ¿qué hizo anoche Pau? Y a que lleven una camiseta amarilla con el número 16 y tu nombre. Y todo esto sin dejar de demostrar con la Selección Española que es el mejor baloncestista español de la historia.
Feliz cumpleaños Pau. Y gracias.

“El Niño” vuelve a sonreír

octubre 31, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

Sergio García ha vuelto. Después de un largo periodo en el ostracismo, sin títulos, sin grandes actuaciones, perdido en la clasificación mundial, los últimos resultados demuestran que “el niño” ha madurado para volver a estar entre los mejores golfistas del mundo. Su triunfo de ayer en Valderrama, el primer español que gane en este campo, viene a consolidar una racha ascendente del de Borriol que viene ya desde hace meses. Sergio es ahora un jugador más seguro, que no se deja arrastrar por los errores, que sujeta su juego cuando tiene que hacerlo, pero que sigue teniendo la capacidad de asombrarnos con golpes tremendamente arriesgados.

El Sergio agresivo, que busca las banderas desde lugares inauditos, que tira a meterla con ángulos imposibles, sigue deslumbrando a todos. El sábado salvó una bola increíble en el 17, lo vimos descalzo con los pies en el agua, sigue teniendo la chispa traviesa de sus inicios. Pero donde de verdad ha ganado es en el green, el lugar en el que se ganan y se pierden los torneos. La seguridad con la que afronta ahora los puts decisivos, que antes le resultaban un laberinto difícil de interpretar, demuestra que se ha quitado nervios e inseguridades. La última jornada aguantó con profesionalidad la amenaza de Miguel Ángel Jiménez y el olor a puro que venía desde el partido anterior no le hizo fallar. Los últimos dos triunfos de Sergio, Castellón y Valderrama, son una gran noticia para el golf español y mundial. Se necesitan veteranos que se lo pongan difícil a los jóvenes caníbales como Rory Mcllroy. Olazábal tendrá que decidir, pero Sergio está para la Ryder.

Huracán

octubre 27, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

Los quince primeros minutos del Real Madrid ante el Villarreal son hasta ahora la mayor demostración de fútbol desde que Mourinho llegó al club. Más allá, son lo mejor que el Bernabéu ha visto en muchos años. El despliegue de velocidad, control, vértigo, combinación y remate que tuvo el equipo blanco apabulló a todos, por supuesto al Villarreal, pero también a los millones que telespectadores que estaban viendo el partido. En diez minutos aquello estaba finiquitado y se habían visto más ocasiones y remates que en partidos completos de otros equipos… y, no seáis mal pensados, me refiero al Barça.
Cuando el Madrid ganaba los partidos con poco más que un par de chispazos y, ante el asombro de Mourinho y su cohorte de aduladores, algunos le criticábamos porque a ese equipo le faltaba algo fundamental, nos referíamos lo de ayer. No al “toque-toque” con el que los faranduleros del madridismo se refieren con desprecio, sino al dominio, al control, al poderío, al manejar el partido y demostrar en todo momento que llevas el mando. Lo que ha hecho siempre el Madrid. Parece que Mourinho lo ha comprendido.
El Villarreal, que en el minuto diez estaba pidiendo la hora, fue víctima de la salida un equipo insaciable y eléctrico, con un dominio apabullante y una capacidad asociativa que no tenía hace tiempo. Nunca antes el Madrid de Mourinho se había mostrado tan conjuntado en la creación, moviendo la pelota de un lado a otro (parecía el Barça acelerado), con constantes cambios de posiciones de los jugadores, jugando a un toque y presionando al unísono. Sin duda alguna el mejor Madrid de la etapa Mou.

Algunas mejoras pueden concretarse, como la posición de Sergio Ramos en el centro de la defensa que , aparte de su seguridad atrás, es un apoyo para Alonso en la salida de la pelota. Un segundo que se gana ahí atrás, es un segundo que se gana delante. También se ha visto que Di María puede aportar mucho cuando deja la banda y se acerca a la media punta para asistir con su rapidez y toque. Benzemá sigue con su mutación buena, corre sin parar, presiona, se desmarca, busca los apoyos, define fabulosamente ¡Por favor que no toque el Omnitrix!
¡Y sin Ozil!
Ahora que el Madrid ha llegado definitivamente a este nivel de juego, la gran pregunta es cómo se tomará Mourinho el partido ante el Barça: ¿Saldrá a presionar arriba en plan máquina? ¿Pondrá a Pepe en el centro del campo? ¿Esperará atrás buscando solo la contra? ¡Di algo Mou! ¡ No nos pongas a Karanka.
Ahí veremos la verdadera dimensión de este equipazo, ante otro equipazo como el Barça, que para ese partido habrá superado el hastío.

Aburrimiento azulgrana

octubre 26, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

Aunque Guardiola dijera ayer “no hemos estado bien, a veces pasa”, lo de ayer no le pasaba nunca al Barcelona. Nunca antes me había aburrido tanto viendo un partido de los azulgrana. Nunca antes había tenido la sensación de que los mismos jugadores del Barça estaban aburridos. Ese grupo de jugadores que siempre han transmitido alegría y entusiasmo en el juego, ayer aparecieron embotados y desafilados. Una mezcla de hastío y apatía sobrevoló el partido.
Cuando, antes de saltar al campo, las cámaras de televisión nos mostraron la salida de los jugadores del vestuario, contrastó la concentración y la tensión de los futbolistas del granada, dándose inquietos instrucciones y consejos, con la relajación de barcelonistas, indiferencia y sonrisas. La cara de Messi antes de salir al Nuevo Los Cármenes era la de un oficinista que tiene por delante un rutinario día de apático trabajo. Parecía como si supiera que se iba a divertir poco y tuvo esa cara durante todo el partido. Y si Leo no se divierte (Argentina) no es el mismo.
Los jugadores del Barça necesitan divertirse, disfrutar con el juego, y enfrentarte una y otra vez a defensas cerradísimas, con nueve hombres rodeando el área rival, preocupados únicamente de cortar tus líneas de pase y de cerrarte espacios, puede terminar por hartarte. Otra vez lo mismo de todos los partidos.

Realmente el hecho de que el Barça haya mantenido su excelso nivel durante cuatro temporadas es tremendamente meritorio. Un equipo al que se le dan por logradas las victorias en el 90% de los partidos y del que se espera siempre un juego fabuloso y preciosista corre el riesgo de colapsarse.
Lo de Granada puede ser solo un síntoma y Guardiola tiene tiempo de pararlo y encauzarlo. Quizá sea necesaria una motivación extra. ¿Qué mejor motivación que el Real Madrid? Lo mismo los azulgrana necesitan que llegue lo antes posible el duelo con el Madrid para cargarse de adrenalina. Pero el Madrid asusta.
Veremos.

Javi Varas, tesón y recompensa

octubre 24, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

Cuando el sábado Javi Varas volaba hacia el palo izquierdo de la portería del Camp Nou para atajar el disparo de Messi, iba impulsado por el trabajo de una carrera de esfuerzos y humildad. Varas es del barrio sevillano de San José, allí empezó a jugar de niño y a defender entre otras la portería del equipo de la Peña Sevillista Pablo Blanco. Luego el Nervión, la AD San José, la AD Alcalá hasta llegar al Sevilla Atlético con el que ascendió a Segunda División y se consolidó como uno de los mejores porteros de la categoría.
Cuando Manolo Jiménez decidió subirle al primer equipo del Sevilla, Javi Varas tenía ofertas para marcharse a otros clubes. En el Sevilla estaba Andrés Palop, consolidado y con ascendencia en el vestuario, con una sombra que podía ser muy alargada para un recién llegado, pero Javi, que tenía ya 26 años, optó por seguir forjándose y aprender a la sombra del veteranísimo portero. Otros hubieran preferido ir más deprisa, él se apuntó a la espera tenaz. No se equivocó.
La actuación de Javi Varas en el Camp Nou estaba siendo superlativa antes incluso de la jugada del penalti en el descuento. Cualquier otro portero, crecido en su orgullo y adrenalina por las paradas realizadas hasta entonces, se hubiera vuelto loco cuendo el árbitro (¡Iturralde vete ya!) señaló el penalti en contra. En esos momentos, cuando todo tu trabajo se podía ir al garete en una pena máxima, cualquiera pierde los papeles, Varas no. Sereno, tranquilo y en silencio se alejó de la trifulca y se concentró en la jugada que se le venía encima. El mejor futbolista del mundo le iba a tirar un penalti. Los había estudiado. Sabía que cuando Messi quería asegurar el tiro, y en el descuento con empate a cero lo iba a asegurar, lo lanzaba al sitio natural del zurdo, a la izquierda del portero. Varas lo pensó, lo analizó y se decidió por ese lugar. Messi lanzó fuerte a su izquierda, pero hacia allí ya volaba igual de fuerte Javi Varas.

Un portero salta a la fama en grandes partidos como el del sábado, pero donde de verdad se forja su categoría es en un camino de esfuerzo, tesón y lucha. Varas tiene 29 años, puede parecer que ha llegado tarde a la élite, pero no es verdad, ha llegado en el momento oportuno.
Gran noticia para la Liga
¡Aúpa Levante!

El sufrimiento de Torres

octubre 10, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

La salida del campo de Fernando Torres el pasado sábado en Praga refleja a la perfección el momento que vive el delantero en la Selección. El “niño” se muestra contrariado por la deriva intrascendente que, desde hace ya tiempo, ha tomado su papel en La Roja. Desde aquel gol que nos dio la final de la Eurocopa de 2008 ante Alemania al día de hoy, Torres ha pasado de ser fijo a ser intermitente, rozando en algunos momentos una suplencia que ahora amenaza con llegar definitivamente.
Los goles de Torres han pasado a ser esporádicos, y se han visto arrasados por la voracidad goleadora de David Villa. Villa tiene una gran ventaja, su juego se adapta mejor a las características del juego de la Selección, que debe enfrentarse a defensas cerradas que dejan muy pocos espacios para desenvolverse. Torres tiene un tranco largo, necesita metros para poner su cuerpo a toda máquina, además no es muy fino en el toque y la asociación. A Fernando le van mejor los grandes espacios, una carrera de treinta metros con el defensa, sacando ventaja de su potencial físico y haciendo aparecer su calidad a toda velocidad. En las distancias cortas y sin espacios “el niño” sufre. Villa cuenta con otro añadido a su favor, juega en el Barça y se sabe de memoria el fútbol de Xavi, Iniesta y demás, que son los que dirigen a España.

Fernando tampoco está ahora mismo en su plenitud física. Las lesiones le han impedido desde hace tiempo tener la continuidad deseada. Tampoco está a tope mentalmente, el cambio de quipos, las críticas en el Chelsea, la presión de un traspaso millonario no han ayudado a que el jugador tenga la necesaria tranquilidad y confianza. Torres sufre, se le vio el sábado en la cara que llevaba cuando fue sustituido por Villa.
El Seleccionador ha intentado mimar al jugador, pero la altísima exigencia que tiene la Selección campeona del mundo, deja poco espacio a decisiones terapéuticas o salomónicas. Prima el rendimiento y otros están llamando a la puerta con todo el derecho a tener las mismas oportunidades. Pero Del Bosque es listo, sabe que en algún momento puede que tenga que tirar de Torres, de su prestigio, de su experiencia, por lo que siempre se cuidará de que Fernando tenga un sitio confortable dentro del grupo, en el que todos le respetan, y eso es muy importante.

¿Un nuevo madridismo?

octubre 6, 2011  |  Sin comentarios
Compartir en Menéame

¿Dónde dejó escritos Bernabéu los valores del madridismo? ¿Dónde está el catecismo blanco? ¿En qué consiste el señorío? Estás inocentes preguntas se las podría hacer perfectamente un recién llegado a nuestro fútbol o un joven que empezase ahora a seguir al Real Madrid. Pero hay un movimiento larvado en una parte de la afición madridista que ya ha superado esa fase de interrogantes y ha llegado al siguiente nivel: ¿Qué carajo me importan a mí los supuestos valores madridistas de antaño? ¿Para qué me sirven? ¡Que le den al señorío!
Los teóricos blancos dicen que el madridismo está mudando la piel. Aquí dejo algunos de sus razonamientos:
¡Ya está bien de tener que aguantar con dignidad las afrentas recibidas y de martirizarse públicamente con los errores propios! ¿Por qué tenemos que pedir perdón por el dedo en el ojo cuando nadie nos lo pidió a nosotros por el “Madrid, cabrón, saluda al campeón” que corearon los jugadores del Barça con sus aficionados? Nos insultaron, humillaron, vejaron y nadie protestó. No está bien insultar a un jugador, pero llamar cabrón al Madrid queda hasta simpático… Por no decir nada del cochinillo y la botella de JB que le tiraron a nuestros jugadores en el Camp Nou, algo que ha quedado sin sancionar tan ricamente… ¿Quién nos dice que ser del Real Madrid significa aguantar con estoicismo todo esto y agachar la cabeza ante tanta burla? ¡Ya está bien!


Este discurso está calando entre una parte de los aficionados, sobre todo entre los jóvenes, que no entienden lo de “limpia y blanca que no empaña” y tampoco lo de “cuando pierden dan la mano”. Hay una generación de seguidores a los que Bernabéu y sus mocitas madrileñas les parecen unas momias del antiguo régimen, no llegan ni a ser casposas, son desconocidas.
Esta corriente madridista ha encontrado en Mourinho el adalid de sus sentimientos. Un tío, para ellos, que no se resigna ante nada, que no asume como irremediable la inferioridad ante el Barça, que no agacha la cabeza y que defiende por encima de todo, creen, al Real Madrid. Les da igual que Mourinho le meta el dedo en el ojo a Vilanova ( “o en el culo”, frase de David Gistau, columnista de El Mundo), que monte un número en cada rueda de prensa o que tensione al club hasta la extenuación. Mou rompe con esos “valores” caducos que solo sirven para que haya que aguantar sin rechistar la injusticia y la burla porque somos el Madrid. ¡Que le den al señorío! ¡Viva Mou!
Hoy que decir también que esta nueva tendencia o movimiento es evidente que ha nacido impulsado por la fabulosa etapa de triunfos azulgranas. El prolongado éxito del eterno y máximo rival ha venido a demostrar que la vitola de caballero, aquí y en el resto del mundo, se lleva mejor ganando que perdiendo.

El tiempo dirá si este “nuevo madridismo” termina por imponerse a los sentimientos más moderados y destierra definitivamente la imagen de club señor que, desde su punto de vista, perjudica los intereses de la entidad y sus aficionados. Hoy por hoy está creciendo, eso es indudable. Y últimamente ha conseguido un seguidor sorprendente, Florentino Pérez.
Veremos.