Jesús Soria trae un ejemplo más de cómo se puede hacer un cambio de compañía eléctrica sin que el consumidor se dé cuenta