Oyente: Pedro Sánchez

Un día se presentaron en casa de mis padres dos señores. Se identificaron como de la compañía eléctrica, y que iban a cambiar el contador. Dijeron que para ello necesitaban una factura y mi padre se la dio. Nuestra sorpresa fue cuando al mes siguiente le cargan en el banco una factura de Galp Energía en concepto de mantenimiento. Eso uno y otro mes, y este último mes han sido 28 euros en concepto de gas, cuando mis padres tienen contratado este servicio con Unión Fenosa.

Hemos llamado una y otra vez a Galp y siempre te dicen lo mismo: no se preocupe, su reclamación está registrada. Pero cada mes viene la misma factura con un tanto por ciento de recargo por devolución del banco. Hemos llamado a Unión Fenosa y nos han dicho que para que ellos nos puedan ayudar primero tenemos que rescindir el contrato de mantenimiento con Galp (¿Qué contrato? Si mis padres no tienen ningún contrato con Galp). ¿Qué se puede hacer?

Responde el experto: Francisco Ferrer (UNCCUE)

Envíe la reclamación, por escrito, a la compañía –a la oficina de reclamaciones de Galp- y solicite que le envíen una copia del contrato suscrito por sus padres para, en el caso de que exista, proceder a la baja.

En el supuesto de que no se lo envíen o no exista tal contrato podría denunciar tal situación ante las autoridades de consumo de su comunidad (y si hubiera existido engaño podríamos estar ante una estafa, con lo cual lo correcto es seguir la vía de denunciar ante la policía) solicitando en cualquier caso que le devuelvan las cantidades indebidamente cobradas.