Jesús Soria critica la actitud de las entidades bancarias y la falta de costumbre de los consumidores de no leer la letra pequeña.