Una investigación reciente asegura que ducharse todos los días nos hace más vulnerables a las alergias.