Con motivo del Día Mundial del Consumidor, 15 de marzo, hemos pedido a diferentes asociaciones de consumidores que nos respondan a una serie de cuestiones relacionadas con el consumo y con la situación actual, la crisis, los cambios de hábitos… Cada día iremos publicando una entrevista. Dia Mundial del Consumidor.

Gustavo Samayoa, Presidente de FUCI (Federación de Usuarios y Consumidores Independientes)

¿Ha cambiado mucho el panorama de los consumidores con la crisis?

El panorama de los consumidores ha cambiado en el sentido que el consumidor se ha vuelto mas responsable en su vida de consumo. Compara más precios, siempre dentro de una calidad, presupuesta antes de salir de compras y espera a periodos de rebajas para satisfacer sus necesidades más inmediatas, prueba de ello es que el consumo en rebajas se ha incrementado. Hoy en día solo compra lo necesario. En alimentos busca primero la calidad, luego el precio y por último la inmediatez del establecimiento para comprar.

¿Vamos a estar igual de protegidos, menos…? La falta de medios de administraciones, de empresas, ¿nos va a complicar más la vida?¿o no debería?

La protección de los consumidores en la Unión Europea es de las más altas, por lo que el consumidor español con crisis o sin ella seguirá igual de protegido, aunque hoy más que nunca debe conocer cuales son sus derechos y cuales las vías para hacerlos valer. Hasta hoy no se habla de recortes en atención al consumidor en la administración y mucho menos en los tribunales ordinarios de justicia, ni en los procedimientos de resolución de conflictos, como el arbitraje de consumo que tan buenos resultados ha dado a los conflictos entre empresarios y consumidores.

¿Las asociaciones de consumidores van a poder seguir jugando el mismo papel que hasta ahora, quizá menos medios y menos posibles campañas, actividades…?

Las organizaciones de consumidores no tienen porque bajar su actividad aunque los medios con los que se cuenten sean menos. Una asociación de consumidores con un recorrido y un buen hacer de muchos años ha de saber adaptarse a todas las situaciones, la implantación territorial y los ciudadanos siguen allí y, por lo tanto, se hace preciso afianzar más los medios humanos, más para suplir los medios económicos como base para el desarrollo de actividades y programas en favor de todos. El papel de las asociaciones de consumidores no tienen porque cambiar por una situación puntual de crisis económica, muy al contrario: en estas épocas es cuando mas falta hace que estén allí para servir de garante a los derechos de los
ciudadanos.

Esta política de recortes generalizadas, ¿no choca frontalmente con las mayores demandas y denuncias de los usuarios, precisamente derivados de la crisis? ¿cómo se come eso?

La política de recortes, en la que indudablemente todos no veremos inmersos de una o de otra forma, no incide en la defensa que por obligación tenemos que seguir haciendo las entidades de defensa del consumidor, en el entendido que el ritmo de consultas y reclamaciones no se ha disparado por la crisis sino sigue un ritmo normal desde hace muchos años. Por lo tanto, cualquier tipo de recorte económico solo podría incidir, si incide, en la realización de algunos proyectos, pero no en el trabajo esencial de las organizaciones que es velar porque se respeten los derechos de los consumidores y la atención de los mismos.

Esta situación actual, ¿podría generar relajación en la atención al usuario, en la calidad de ciertos productos…? ¿se notan cambios ?

No, de hecho se sigue con el proyecto de promulgar la llamada ley SAC, de servicios de atención al ciudadano, para acabar con la indefensión que tienen los usuarios de servicios; y en cuanto a la calidad de los productos, vamos a estar vigilantes para que no se aproveche esta situación de crisis para intentar bajar el listón de calidad alcanzado hasta ahora en nuestro país. En cuanto a los cambios, se han detectado algunas nuevas formas de engaño al consumidor, sobre todo a través de internet, ámbito en donde se debe reforzar la información.

¿Qué papel debe jugar el consumidor en este contexto? ¿más tolerante, más exigente? 

Entendemos que el papel del consumidor debe de ser el mismo, con crisis o sin ella, exigir que se cumplan sus derechos y ser conscientes que también hay unas obligaciones que cumplir para conseguir el equilibrio en las relaciones de consumo. Aunque bien es cierto que en estas situaciones el consumidor agudiza mas ingenio, por obligación, y cuando consume bienes y servicios lo hace de una forma mas profesional.

A los responsables de sanidad consumo del gobierno, de los gobiernos autonómicos, de los ayuntamientos, a las propias empresas, sobre todo las más conflictivas en materia de consumo… ¿alguna sugerencia?

A las administraciones públicas que no bajen el listón de protección de los consumidores, que sigan fomentando a las organizaciones de defensa de los ciudadanos. En estos momentos se hace aún más necesarios, si cabe, el contar con las organizaciones sociales a la hora de legislar y hacer cumplir la legislación de protección y defensa de los consumidores y usuarios. Hemos de tener mayor complicidad tanto a la hora de vigilar que esos derechos se cumplan como a la hora de legislar en esta materia. El Consejo Nacional de Consumo es una herramienta muy importante como referente de interlocución en todo aquello que afecte a los consumidores y a las empresas mas conflictivas, que ya es hora que cuenten con los consumidores a la hora de instaurar políticas comerciales, que les den facilidades para resolver los conflictos que puedan surgir y que no olviden esta en manos de los consumidores, en un estado de libre competencia, el escoger una u otra empresa para adquirir productos o requerir servicios, un empresario sin consumidores no es nadie. Hoy más que nunca el consumidor se ha vuelto más selectivo y va a elegir en función de las prestaciones que se le oferten, a sabiendas que tiene unos derechos y unas obligaciones que no se deben descuidar nunca.