Como siempre, el usuario es el que paga religiosamente, por anticipado,  pero, a la vez, la víctima principal, el más propicio al maltrato, el candidato a ser tratado de mala manera, mucho más desinformado que informado, engañado hasta en sus derechos más básicos, ninguneado, el que por muy cliente que sea es, una vez más,  el culo que siempre sufre las patadas de todos: administraciones, compañías… ¿Recuerdan el caos generado con el cierre de Air Madrid? Hace 5 años pero ahora es cuando los afectados empezarán a tramitar el desembolso de las indemnizaciones. ¿No es vergonzoso?

Esta vez ha sido una nueva compañía aérea la que ha dado el carpetazo con nocturnidad y alevosía ( recordemos, en viernes, con la tarde avanzada). Esta vez ha sido Spanir y, además de los 4.000 trabajadores – directos o indirectos -que se quedan en la calle, hay otros muchos afectados: más de 20.000 viajeros “tirados” en los aeropuertos este fin de semana pasado, dicen que más de 80.000 afectados hasta el viernes, y muchos más si ampliamos la rueda a todos aquellos que tienen contratados vuelos para las próximas semanas y meses… Es verdad que otras compañías se han esforzado por recolocar a muchos pasajeros y, en algunos casos, hasta con precios asequibles… aunque no dejar de ser verdad también los que han sacado tajada. Pero no deja de ser menos cierto que, a mi modo de ver, la información ha vuelto a fallar, los usuarios han vuelto a sentirse perdidos, angustiados, tirados. Los mecanismos para proteger los derechos de los consumidores por parte de las autoridades, han fallado como casi todas las veces en las que ocurre algo fuera de lo normal. Se han mandado mensajes contradictorias a los usuarios, se han bloqueado los teléfonos de información,  se ha confundido desde colectivos como los de algunas asociaciones de agencias de viajes… Todo el mundo acaban quitándose el muerto de encima, culpando a los demás, alegando que ha sido la política, el tripartito, el anterior gobierno, este…Hasta el presidente de la compañía poco menos que ha dicho que han tenido que cerrar por las filtraciones de cierre… por temas de seguridad. ¿De verdad pensaban desde Spanair informar a los usuarios con tiempo suficiente para tomar medidas, para poder programar viajes alternativos, para devolver el  dinero de los billetes, paga pagar las indemnizaciones que les corresponden sin racanear, para tener en marcha puestos de información para atender a tanta demanda de información? ¿O se ha despreciado como siempre a los usuarios? Por cierto, a los que hacen que las compañías sobrevivan…

Todo menos reconocer que la gestión ha sido ruinosa, que nadie ha sabido encontrar en los últimos años una “pista” de salida para esta compañía pese a los nada despreciables 150 millones de euros que ha puesto en los cajones de Spanair la Generalitat de Cataluña, que se avisó a Fomento unos minutos ( 90) antes de dar el portazo, es decir, sin ninguna capacidad para “reordenar” mínimamente el caos, o que, incluso, parece que se siguieron vendiendo billetes cuando se estaba en puertas de dar el portazo. La culpa, ya saben, es de otros. Si nos descuidamos, al final la culpa es de los cliente por no viajar más, por exigir billetes baratos, por no consumir más en los aviones…   

Hace solo unas horas, Ceaccu, Confederación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, ha emitido un comunicado  en el que dice que ha enviado un requerimiento a la IATA (Air Transport Association)  “para bloquear cualquier pago pendiente de abono a Spanair, con objeto de proceder al justo reintegro de las cantidades abonadas por los usuarios afectados”.

En todas las web de las asociaciones de consumidores  que colaboran en la sección “los expertos responden” de este blog, encontrarás consejos útiles de cómo actuar si eres afectado.