No saben lo que dicen

por Javier Gallego  |  8 febrero, 2013
Compartir en Menéame

No saben lo que dicen. Lo ha dicho la directora general de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana, después de responder a las preguntas sobre la presunta amnistía fiscal a Bárcenas. Cuando creía que el micrófono estaba cerrado, se la ha podido oír comentando: “No sé ni lo que he dicho. Me van a sacar cualquier barbaridad que haya dicho”. Este es el nivelazo de los técnicos del Gobierno. No es de extrañar con los maestros que tienen. El propio Mariano Rajoy tampoco sabía muy bien lo que decía en Berlín: “Todo lo que se refiere a mí y que figura allí y a los compañeros del partido mío que figuran allí, no es cierto salvo alguna cosa que es lo que han publicado los medios de comunicación”Salvo alguna cosa, el presidente no parece que sepa lo que dice. Por eso parece que tampoco sabe lo que hace.

Tampoco sabe lo que dice Iñaki Urdangarín. Esta semana ha enviado al juez una carta rechazando la fianza que le imponía porque consideraba que le abocaba a un “empobrecimiento injusto”Hay que saber muy poco del mundo en el que vives para hacerse el pobre después de haberse forrado con dinero público.

El presidente de la Patronal, Juan Rosell, sabe muy bien lo que dice porque lo repite. Dice que no hay tanto paro como afirman las encuestas, dice que los funcionarios estarían mejor en casa que trabajando porque así no gastarían folios y teléfono y dice que la solución al paro juvenil son minitrabajos aunque sean de una hora. Aunque sabe lo que dice, no sabe lo que dice. Me explico: como Urdangarín no sabe lo insultantes e indignantes que son sus palabras. Ocurre con el poder, te aleja de la realidad y el dolor ajenos. Te convierte en un psicópata. 

Ese es el problema. Estamos dirigidos por personas incapaces de sentir el dolor del otro: psicópatas. Hoy ha dado nuevas muestras de ellos el presidente del Gobierno. En la rueda de prensa posterior a la Cumbre Europea ha dicho: “Estoy un poquillo cansado, no me hagan demasiadas preguntas”. No es consciente de que en su país hay mucha gente que tiene muchas preguntas y está muy cansada de que el presidente no las responda. Ni tampoco se da cuenta de que hay muchas personas que no duermen porque no tienen trabajo o no tienen casa. Cuando Rajoy dice que está muy cansado, no sabe que hay gente que está realmente cansada: como el hombre que se ha suicidado hoy en Córdoba por las deudas que tenía, un activista contra los desahucios que vivía de alquiler porque no podía pagar su hipoteca. Ha dejado mujer y una hija.

Ese hombre sí que estaba cansado y no dormía. Ese hombre sí que era pobre, no Urdangarín. Ese hombre era uno de esos parados a los que no reconoce Rosell. Ese hombre esperaba que Rajoy respondiese a la demanda de los Afectados por la Hipoteca y declarase la dación en pago entre otras medidas. Pero se cansó de esperar. Así que no nos diga Rajoy que está muy cansado porque los que estamos cansados somos los ciudadanos que estamos hartos de que no sepan ni lo que dicen.

Cuando no sabes lo que dices puede ser por dos causas. Tienes poca cabeza o tienes poca conciencia. O ambas que suelen ir unidas. Rajoy y Urdangarín tienen poca cabeza y discutible conciencia. Por eso parece que no saben muy bien ni lo que dicen ni lo que hacen, lo que no les exime de responsabilidad. Queda por determinar si sabían lo que hacían en el pasado. Si tienen poca cabeza y poca conciencia, quizá no creían que nada de lo que han hecho fuera malo, lo que tampoco les exime de la responsabilidad de sus actos.

En cualquier caso, lo que dicen despierta sospechas. Cuando uno no sabe lo que dice puede ser porque no dice todo lo que sabe.  

 


12 Comentarios


  1. Psicópata lo serás tu.
    Uso esta definición con la misma soltura que la usas tu.
    En las imágenes de tv, se ve a la señora Viana en un estado de nerviosismo lógico de una persona que no esta acostumbrada a sufrir esa presión mediática.
    Y los periodistas aprovechas esta situación para atacar.
    Así que este es el nivelazo de algunos periodistas.
    Y no voto al pp

    • Y tu eres un totolculo, García, no mientas aquí también, jajajaja que no eres votante de quien, de los pepesunos, jajajaja, no sabes ni lo que dices. El nerviosismo de la jefa de Hacienda, jajajaja, pues que no se ponga. Como dicen por ahí, en el sueldo va incluido, jajajaja. Menuda panda de fascistas tenemos aun. Yo creía que ya estaban extinguidos pero veo atónito, que no. Ah, y no soy periodista, soy ingeniero mecánico, jajajajaj

    • Si la pobre señora no esta acostumbrada a sufrir presiones en su trabajo, que se quede en casa y deje ese puesto a alguien mas preparado.

  2. psicópatas si tienes toda la razón, unos chorizos, caraduras, mascachapas, etc etc A LA CÁRCEL TODOS JUSTICIA SI LA HAY

  3. Así se habla.
    Tu si que sabes lo que dices y como lo dices.

  4. Pero esta tía?? De que va. Esta es la jefa de Hacienda???, esta es la que tiene que coger a los defraudadores, pues me parece que no. Que es una calienta sillones, de 10 a 2 con hora y media de desayuno entre medias, que la han puesto para barrer la mierda de los de arriba y tapar todos los chanchullos de los suyos. Pero por lo que dijo, el ejemplo de asesino defraudador es para mar y no echar gota. Y la colega de al lado, la de aduanas, mi madre, menuda recua tenemos. Y así tenemos que aguantar 3. Años mas, imposible, este chiringuito, de esta manera no dura ni seis meses en pie. Políticos estafadores, nos estafan un sueldazo pues no hacen nada, pues no saben hacer nada. Se le va a acabar el chollo yaaaa.

  5. Explotadores profesionales. Es una plaga social.
    Una raza despreciable. Una raza a exterminar.
    Banqueros, unos ladrones sin palanca y de día.
    Y la estafa inmobiliaria. Una jeta de cemento.
    Políticos estafadores juegan a vivir de ti.
    Delincuentes. Vosotros hacéis la ley.

  6. Antonio García, a la señora Viana no la he llamado psicópata. De los demás tengo dudas.

    Un saludo,
    Javier

  7. A ver. Al qué me llama tontolculo. Que una persona no sepa ponerse delante de una cámara a dar un discurso y se ponga nerviosa por ello, no la incapacita para hacer su trabajo. Y ser muy buena en el mismo. Los demás si que sin unos caraduras, pero esa señora no es sospechosa de haber cometido delito alguno. Así qué sí atacamos a los políticos y chupopteros en general que tenemos en este país, hagamoslo también con los periodistas que están deseando un desliz para mete caña. Y seré votante de quien sea, pero yo no te voy a insultar. No entro en ese juego.

    Y al señor gallego; no me diga que la palabra psicópata no va dirigida en general a las personas que se refiere en este artículo. Yo entiendo que no debemos meter en el mismo saco a la señora viana del resto de personajes de los que habla aquí, que están imputados o han hecho declaraciones, sin ponerse nerviosos ante una cámara, que son deleznables. Si dice que estamos gobernados por un grupo de psicópatas y en el mismo artículo, sin cambiar de tono, habla del señor Rajoy… Pues blanco y en botella. Y no es usted el único que le ha dado caña a esta señora.
    Un saludo.

  8. Antonio García:

    Esta “señora” sale a defender un discurso, que vista la claridad y contundencia con la que se expresa (y lo que “confiesa” al final del video) no se lo cree. Es más eficaz Rajoy LEYENDO sus excusas, que no entendiendo su propia letra. Lo mínimo exigible a una persona en su puesto es claridad y aptitudes. Otros al menos, saben mentir o “echar blaones fuera”. Y podría haberse quedado en una anécdota si no hubiera dicho la “coletilla” final.

    Por otro lado respecto al término “psicópata”, te adjunto una definición “wikipédica” que les retrata perfectamente. Estamos acostumbrados a entender esta palabra en un sentido, que podría considerarse un insulto, pero la realidad es la que es:

    “Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal.

    La falta de remordimientos radica en la cosificación que hace el psicópata del otro, es decir que el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática.”

    Por otro lado, y dada su “peculiaridad” antisocial, personalente, prefiero denominarles “sociópatas”.

    Un abrazo.

  9. Respecto al suicidio de ayer:

    Sin ánimo de entrar a valorar la muerte de nadie, al igual que nos resulta extraña la conmoción de los estadounidenses cuando algún compatriota suyo muere por el uso de armas, bien sea en suelo patrio o en el extranjero y lo poco o nada que suelen afectarles las muertes de otros producidas en sus guerras a lo largo y ancho del mundo, nos alarmamos y emocionamos con las muertes de nuestros propios compatriotas, en este caso gente que muere a consecuencia de la injusta relación entre banca, sociedad y gobierno.

    Lo triste es que día a día mueren miles de personas a lo largo y ancho del mundo, a veces de hambre, otras veces por lo que eufemísticamente llaman daños colaterales o limpiezas étnicas… siempre asesinatos. Personas prescindibles para el sistema, sacrificables por un bien mayor: mantener el espejismo de los que nos autodenominamos primer mundo, siempre al servicio de las mismas élites. Esas muertes, que ni extrañan, ni escandalizan, ni siquiera incomodan a la sociedad, sostienen el espejismo que nos ciega, sostienen los beneficios de aquellos que se lucran con la precariedad que está ocasionando un goteo insufrible de vidas en nuestro suelo patrio.

    No son vecinos nacionales, no mueren a causa de la crisis, porque ya morían antes, pero mueren a causa del mismo sistema corrupto y sociópata que trunca vidas en nuestro país. Son vecinos de este planeta con un futuro aún más negro que el nuestro.

    Quizá no hubiera hecho esta reflexión si no hubiera ocurrido esta última muerte y si esta tarde no hubiera visto un video con algunas matanzas en áfrica. Pero esto es lo que me ha deparado el día de hoy y no puedo, ni quiero, evitar compartirlo.

    Es lo que hay, cada día que muere o no muere una PERSONA en este país a causa de la crisis, en el mundo mueren miles más a causa del sistema, un sistema del que al menos un tiempo, hemos creído ser beneficiarios.

    Cada PERSONA cuenta.

Deja un comentario