Dogmas de fe

por Javier Gallego  |  28 enero, 2013
Tuenti
Compartir en Menéame

La política en España es una religión. No se discute, se comulga. No se participa, se asiste a misa. No se vota, se entrega el alma para que te la hipotequen, te la desahucien, te la privaticen y te la devuelvan maltrecha. No somos ciudadanos sino fieles. La política no se discute, no se negocia, es un dogma de fe. Y quien no comulga, recibe hostias.

En España, el hueco que ha dejado la Iglesia Católica, lo han ocupado los partidos políticos mayoritarios.  Dios ha muerto pero lo hemos sustituido por el Mercado. La nueva fe se llama crisis. La crisis es como las plagas. La envía un  ser superior, una fuerza invisible y tenemos que aceptarla ciega, piadosamente. Tenemos que ponernos de rodillas y rezar. Y aguantar. La crisis es como el pecado original. Nos dicen que nacemos con ella. Somos culpables, pecadores, por el simple hecho de ser. Somos un gasto, un desperdicio, un coste, pecado que tenemos que expirar haciendo penitencia, flagelando nuestra espalda y diciendo amén, amén, amén.

Los popes de la iglesia política nos prometen la salvación. Son los nuevos Mesías. Nos dan sermones  desde sus lejanas montañas mientras pasan el cepillo y nos dejan el bolsillo al cero. Dicen ser los salvadores que nos llevarán al cielo por la vía de la austeridad y el sacrificio. Van a purgar nuestros pecados. Pero llevamos mucho calvario a cuestas y hemos empezado a darnos cuenta de que les un vía crucis que nos purga la vida y no nos lleva al cielo sino al infierno mientras ellos viven en un paraíso terrenal de contratos millonarios, empresas privadas y sueldos vitalicios propios de la curia vaticana.

Pero no todo está perdido. Hemos empezado a perder la fe en este dogma y perder esa fe nos hace poder ganar la tierra. El 96% de los ciudadanos piensa que la corrupción está extendida en toda la política. Sólo hay un 4% que sigue creyendo. La fe es ciega. O no quiere ver. Pero son más los que han abierto los ojos. Eso me hace creer.

Yo quiero creer pero no en la política grande de los grandes sueldos y las mentiras mayores. No creo en la política grande de la que hablaba el rey, ese señor que tiene un cargo vitalicio por mandato divino y con el que cargamos por castigo de dios. Yo creo en la política pequeña, como decía Olga Rodríguez en una reciente columna. Creo en la gente que forma una iglesia política de base, laica, libre, discutidora, una iglesia de la que puedes apostatar pero de la que nunca dejas de formar parte. Se llama ciudadanía. Es la única fe que me queda. Tengo una única certeza. Somos nosotros los únicos que podemos salvarnos. Para hacerlo tendremos que quemar en la hoguera a los herejes.



3 Comentarios


  1. I am regularly to blogging and i truly appreciate your content. The article has honestly peaks my interest. I am going to bookmark your webpage and maintain checking for new facts.
    [url=http://www.flixya.com/blog/5634544/Easy-methods-to-Appearance-Good-In-Skirts]shoes jordan[/url]

  2. jordans for cheap

    Your location is valueble for me. Thanks!
    [url=http://jordansfyek.yolasite.com/]jordans for cheap[/url]

  3. Louis Vuitton outlet

    Louis Vuitton outlet conforme à la portrait, merci

Trackbacks

  1. structured settlement or cash settlement
  2. structured settlement loan
  3. liquidate a company
  4. personalized dog collars
  5. seo services company