Carne Cruda se despide de la SER

julio 9, 2014  |  38 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Esto es una despedida. Carne Cruda se despide de la Cadena Ser. No hemos conseguido llegar a un acuerdo de continuidad con la emisora y hemos tomado la decisión conjunta de romper la relación que nos unía. Aunque el programa ha crecido hasta convertirse en uno de los más descargados de la cadena, ya no compartimos objetivos ni hay la misma sintonía entre nosotros que cuando empezamos, por lo que nos tendremos que buscar otros micrófonos para seguir sintonizando con la audiencia. No abandonamos, simplemente nos mudamos.

Pero antes de irnos, queremos agradecer a la Ser por habernos ofrecido su casa cuando el programa fue desahuciado de la radio pública y a quienes confiaron en nosotros por habernos permitido trabajar con libertad en estos tiempos tan difíciles para el libre ejercicio de esta profesión. Ahí quedan nuestros programas en la red y nuestras secciones en Hora 25 como testimonio de que hemos podido hacer nuestro trabajo con independencia absoluta. En la Ser quedan, por supuesto, muchos ejemplos del mejor periodismo radiofónico con el que hemos tenido la suerte de compartir redacción. Echaremos de menos a muchos buenos compañeros y periodistas pero creemos que la mejor manera de mantener nuestra autonomía es independizarnos.

No nos vamos con las manos vacías. Gracias a esta casa, Carne Cruda es uno de los espacios más escuchados por los internautas ahora mismo en la red. No esperábamos llegar a tanto. Pero también es cierto que queríamos llegar a más. Cuando aceptamos la oferta de esta emisora, después de que este grupo nos diera el Premio Ondas al mejor programa de radio, teníamos la esperanza de llegar a sonar en antena. No ha podido SER. Esta cadena no ha encontrado hueco en su parrilla para nuestra línea editorial ni cree que se le pueda seguir sacando jugo a la carne cruda en la red. Nosotros creemos que SÍ SE PUEDE. Si fracasamos será después de haberlo intentado. Ha llegado el momento de montárnoslo por nuestra cuenta y queremos montárnoslo con vosotros.

Una vez más, os pedimos ayuda. Ya nos salvasteis del silencio cuando trataron de callarnos, ahora os necesitamos para seguir haciendo ruido sin el apoyo de ninguna emisora. Desde hoy este programa será más que nunca un programa de sus oyentes. SOLOS NO PODEMOS, CON AMIGOS SÍ. Son malos tiempos para la libertad de prensa pero buenos para el periodismo libre gracias al apoyo de ciudadanos que creen que otra información es posible y hacen posible que lo sea. Por eso en septiembre volveremos para pediros que nos ayudéis a poner de nuevo este grito en el aire.

Este es el principio de una gran amistad. Empezamos con vosotros y vosotras un nuevo proyecto si cabe más estimulante que el anterior. No abdicamos como los reyes caducos sino que vamos a cambiar de modelo de radio. ¡Carne Cruda 2.0 ha muerto, viva CARNECRUDA.ES, la república independiente de la radio! Os esperamos allí. Ha sido un placer inmenso compartir estos micrófonos con vosotros. Esperamos seguir siendo vuestro altavoz. Vosotros sois el nuestro. Nos vemos en las calles, nos escuchamos en la red.

Gracias a quienes habéis compartido libremente vuestras críticas y opiniones en este foro. Sinceramente echaré de menos leeros y reflexionar con vuestras palabras, también con las más mordaces y contrarias. Os espero en el próximo blog. En www.carnecruda.es

La regeneración de los degenerados

julio 4, 2014  |  6 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Cuidado que empiezan los movimientos del gobierno para intentar blindarse en el poder. Rajoy ha anunciado que su partido quiere cambiar el sistema electoral de las municipales para que los alcaldes sean elegidos en una lista aparte de los concejales, de modo que un pacto entre partidos no pueda arrebatarle la alcaldía al candidato más votado. Es cierto que la propuesta es más respetuosa con la decisión de la mayoría y puede curarnos de uniones aberrantes entre formaciones con programas distintos, pero también beneficia a los partidos mayoritarios frente a las minorías. No es casual que lo presente el Partido Popular justo cuando teme su desplome en las urnas frente al ascenso de los pequeños. Tienen miedo de perder así que quieren cambiar las reglas del Monopoly para seguir ganando.

En otras circunstancias, podría ser una idea a tomar en cuenta pero ahora se nota que es una maniobra de los tahúres diestros para marcar las cartas. En 30 años no les había importado beneficiarse del actual modelo para obtener alcaldías por medio de alianzas. No cuela. Cuela aún menos que el presidente lo venda como una medida de regeneración democrática. Han estado un año y medio diciendo que iban a ofrecer un plan de choque para limpiar el sistema y lo único que han presentado es esta medida. Encima nos la han querido envolver con la promesa de reducir aforados, que no tiene nada que ver pero queda muy bien estos días. Pero tampoco cuela. O sea que aforan al rey por un procedimiento que hasta el presidente del Congreso califica de chapuza y luego dicen que van a eliminar aforamientos. Si me orinas no me digas que está lloviendo.

Lo que molesta de este gobierno no es solo que nos la quieran clavar, es que además creen que somos tan tontos que nos meten dobladas sus maniobras orquestales en la oscuridad. ¡Pero si los torpes son ellos que no valen ni para tirarse un farol! No hay quien se crea que la regeneración de este país la va a llevar a cabo un partido que no ha asumido ni una responsabilidad por su implicación en el fango de Bárcenas y la Gürtel. Solo pueden ayudar a purgar el país, purgándose ellos que son parte del cáncer. Solo podrían hacerlo convocando unas elecciones generales anticipadas que desatasquen las tuberías, desaten el nudo catalán y desencadenen un proceso constituyente que legitime la jefatura de Estado. Pero en lugar de arriesgarse a perder, intentarán hacer trampas para no perder tanto.

Y luego pretenderán que creamos que los tramposos van a jugar limpio. Pretenderán que nos traguemos que pueden a regenerar el país desde un partido degenerado por la corrupción y la mentira. Pero eso es como pedirle a Jack el Destripador que te haga una cirugía. La regeneración no pueden hacerla los degenerados.

El miedo ha cambiado de bando

julio 2, 2014  |  25 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

El miedo no ha cambiado aún de bando, como dice una de las consignas más repetidas en las protesta, pero el miedo ha pasado también al otro bando desde las pasadas elecciones del 25 de mayo. Ha pasado al bando de las élites que hasta ahora tenían el monopolio del miedo y tienen atemorizada a una gran parte de la población con el austericidio, el paro, la precariedad, la represión y el control social. Pero el vendaval de los perroflautas bolivarianos de Podemos y el gran ascenso de los partidos tradicionales alternativos al bipartidismo, han puesto a los que mandan de los nervios. El miedo no ha cambiado de bando pero se ha igualado la contienda.

En los años que llevo de periodista, les he podido ver inquietos ante las mareas de indignación y reacios a los cambios, pero jamás les había visto asustados, tan asustados, ante la posibilidad de perder una parte del poder e influencia que tienen. Por primera vez se han dado cuenta de que ya están perdiendo su lugar en el mundo y han desplegado toda su maquinaria política y mediática para tratar de revertir esta tendencia que les empuja fuera del centro del tablero.

Se huele el miedo. Se huele en el histriónico cierre de filas en torno a la monarquía y en su estruendoso silencio ante el debate republicano. Se huele en Rajoy que habla ahora de regeneración democrática. Se huele en el PSOE que da palos de ciego porque quiere modernizarse sin dejar de ser antiguo régimen. Se huele en la dirección de Izquierda Unida que deja paso a las nuevas caras pero se arroga la hegemonía en el debate de las esencias. Se huele en UPyD que acusa a Podemos del mismo populismo que caracteriza al partido magenta. Y se huele sobre todo en la burda demonización de Podemos por parte de caverna. Que vienen los rojos.

No queda nadie por atacar a Pablo Iglesias y su formación, desde el PP en bloque hasta el intelectual de 13tv, Bertín Osborne. No hay improperio, descalificación, bajeza, insulto o vómito que no haya salido de sus bocas. Se pueden discutir con sensatez algunas propuestas de Pablo Iglesias, su ambigüedad sobre Venezuela o Cuba o los matices de sus palabras sobre el terrorismo, pero la repugnante campaña de desacreditación, les deja en evidencia y consigue lo contrario de lo que pretenden. Han convertido a Pablo Iglesias en la Belén Esteban de las tertulias políticas. Cuanto más hablan contra él, más gente está con él. Van a acabar convirtiéndole en el rey laico del pueblo.

Lo que les asusta no es solo el partido Podemos sino que la gente podemos llegar a darles la espalda. Les asusta comprobar que sí se puede. Que podemos tomar no solo la calle sino también las urnas que eran su último refugio. No hay que subestimar su capacidad para parar el golpe y devolverlo pero ahora mismo están contra las cuerdas y hay que aprovecharlo porque quizá no haya otra oportunidad. Cuanto más miedo demuestran, más entusiasmo despiertan en el bando de la ciudadanía que pide cambio. Cuanto más miedo tienen ellos, menos miedo tiene la gente. No hay que tenerle miedo al cambio.

Lo viejo y lo nuevo

junio 27, 2014  |  23 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

A menudo parece que no avanzamos, que nuestra democracia y nuestros derechos solo retroceden, que lo único que conseguimos es evitar que nos obliguen a dar aún más pasos atrás. Pero basta pararse un momento para ver que lo que se repliega, lenta pero inexorablemente, es ese viejo mundo que hasta ahora avanzaba para arrinconarnos. Esa vieja política es como la marea. Al principio no percibes que se retira porque siguen llegando las olas pero cuando te quieres dar cuenta, han dejado libre la mitad de la playa.

Lo viejo está dejando paso a lo nuevo. Se va Rubalcaba, llega Ada Colau. Se va de la política uno de los mastodontes de ese antiguo régimen de partidos piramidales y aplastantes que han caído en el autismo, se presenta a unas elecciones municipales por Barcelona uno de los símbolos de la política ciudadana de iguales. Se va esa gran política que vive tan arriba que no ve lo que pasa abajo, llega la política pequeña que trata de resolver los grandes problemas desde abajo, desde los municipios, desde la calle.

Se va la vieja política porque la nueva forma de entender la política exige a los responsables políticos que asuman sus responsabilidades. Se va Willy Meyer de Izquierda Unida por tener un fondo de pensiones en una Sicav y esto obliga a Cayo Lara a anunciar un proceso de primarias para abrir el partido y asumir la renovación que ha estado evitando durante demasiados años. Se va también Magdalena Álvarez porque está imputada en un caso de corrupción. Pero aún se tienen que ir cientos de imputados que ensombrecen las listas con su nombre.

Aún se tiene que ir la cara más oscura de lo viejo. Hoy cinco personas eran detenidas por intentar evitar el desahucio de una familia con un bebé de 20 días en el barrio madrileño de Usera y unos policías eran fotografiados riéndose durante el desalojo. Esa prepotencia insensible de los que mandan puede que no se vaya nunca pero ahora su risa idiota queda retratada y les deja en evidencia. Lo viejo aún se ríe pero empieza a tener la sonrisa congelada porque ve que ya no manda tanto como antes.

El gobierno afora al viejo rey por un procedimiento exprés muy discutible pero no puede impedir que un juez impute a su hija por colaboración en delitos muy graves. La vieja política ya no lo tiene todo bajo control y por eso da puñetazos en la mesa de los despachos y las redacciones. No hay más que ver la ridícula campaña de demonización de Podemos y Pablo Iglesias. No se dan cuenta de que sus puñetazos prolongan y amplifican el terremoto que desató la nueva política en las urnas.

Por supuesto ni todo lo viejo se irá ni todo debe irse sino solo aquello que corrompe este país. Tampoco lo nuevo es bueno por el hecho de ser joven, pero es evidente que necesitamos una nueva forma de actuar en la izquierda, el centro, la derecha y la ciudadanía que entierre nuestros peores errores del pasado. La marea de lo viejo se retrae aunque volverá a golpear una y mil veces. Pero ahora están dejando un hueco en la orilla. En lugar de retroceder, demos un paso adelante.

La crisis está siendo un éxito

junio 25, 2014  |  19 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

La crisis está siendo un éxito para los grandes patrimonios que se hincharon con la burbuja inmobiliaria. Ya han recuperado lo que perdieron, están aumentando su riqueza y en el camino han ganado ventajas sobre los trabajadores. Según se publicó hace unos días, las tristemente famosas SICAV en las que la mayoría de estos ricachos invierten porque apenas tributan al 1%, han vuelto a niveles de renta anteriores a la crisis y alcanzarán máximos históricos al final de este año. Los ricos han salido de la crisis en la que nunca entraron, han dejado de perder para volver a ganar dinero a espuertas.

En las mismas fechas se publicaba que somos el segundo país de Europa, detrás de Grecia, en el que más han caído los sueldos este año, a pesar de la tímida recuperación. Es evidente que el aumento de la riqueza se queda arriba y no llega abajo. También hemos sabido estos días que somos el país de la OCDE en el que más ha aumentado la desigualdad entre 2007 y 2011. Y según un informe de UNICEF conocido ayer, los hogares con hijos en los que los padres están en paro han aumentado un 190%. Sin embargo, los dos últimos gobiernos han recortado el presupuesto para la infancia. Ya sabemos que esos recortes han ido a rescatar a los bancos. La crisis es como un vampiro: les chupamos la sangre a los más débiles para fortalecer aún más a los fuertes.

Y cuanto más chupan, más quieren. Hace unos días, la Patronal pidió que el despido sea gratis en el primer año de contrato fijo, como ya lo es en los temporales y que se amplíe la edad para contratos de formación más allá de los 30, o sea, que se nos pague como aprendices aunque peinemos canas. En el barullo, nos van colando goles y por si tenéis idea de protestarle al árbitro, también quiere la Patronal que se limite el derecho de huelga. Los ricos aprovechan que estamos por los suelos para desvalijarnos y pisarnos la cabeza para seguir ascendiendo.

Lo peor es que han contado con la ayuda inestimable de quienes tienen la misión de evitarlo. Ayer supimos que el Tribunal de Cuentas que debe vigilar que no nos estafen, tiene un 10% de amigos y familiares del gobierno. Hoy Magdalena Álvarez ha tenido que dimitir del Banco Europeo de Inversiones por su imputación en los EREs y Willy Meyer de su cargo de eurodiputado de IU por tener un fondo de pensiones en una SICAV de Luxemburgo. Si ambos son inocentes como dicen, no podemos estar en manos de inconscientes que no se enteran ni de que nos roban. Al mismo tiempo la policía está deteniendo a miembros de UGT Andalucía por robar el dinero de los parados. Estamos desarmados en manos de desalmados y los que tenían que protegernos han vendido su alma al diablo.

Este es plan de la crisis: con la complicidad de nuestros dirigentes, las grandes fortunas han aumentado su riqueza y poder a costa del empobrecimiento de la cartera y de los derechos de la mayoría. A nosotros se nos abandona mientras a los ellos les aforan como a reyezuelos. No hay más que ver la reforma fiscal recién presentada. Ahora tendremos que tributar hasta nuestro finiquito de despido pero no se tocan las prebendas de los grandes patrimonios donde está el mayor agujero de fraude. Ya dijo Montoro que “no es momento de revisar la fiscalidad de las SICAV”. Pero sí para hacerles una amnistía fiscal. Los de arriba suben cada vez más porque están escalando una montaña de pobres cada vez más alta. Es un plan perfecto.

Y sería un crimen perfecto si no hubiéramos descubierto a los culpables. Ahora hace falta que podamos detenerlos.

La democracia no era esto

junio 20, 2014  |  29 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Me discute un oyente en el blog cuando digo que tenemos que ganar una democracia que no tenemos y creo que confunde democracia con Estado de derecho. Tenemos un Estado de derecho maltrecho pero además no tenemos ni siquiera un sistema plenamente democrático. Como decía Ajoblanco hace 20 años, España no es una democracia. Todo lo más, es una simulación de democracia. En diferido, además, porque está por venir y, como decía Ángel González, al porvenir lo llaman así porque nunca llega. La verdadera democracia no está ni se la espera mientras sigan los mismos que lo han impedido voluntariamente todos estos años.

España no es una democracia porque ni siquiera se puede decidir sobre la democracia en España. No puede ser una democracia un sistema en el que la monarquía heredada de Dios y de Franco se impone sobre cualquier disidencia con ayuda de todo el aparato político, empresarial, policial y mediático. No puede ser democracia un sistema que detiene a republicanos para no estropearle el festín populachero al nuevo rey que se dice de moderno pero deja que se aplique la represión del viejo régimen.

No puede ser una democracia un sistema que ni siquiera permite refrendar democráticamente este sistema. Es cierto que la monarquía constitucional fue votada en el 78 pero aquellas circunstancias no son las mismas, aquel consenso ya no existe y muchos de aquellos que la votaron no viven ya. Aquel sistema se ha interrumpido, ha caído con la abdicación del rey, forzada por el fracaso de su modelo. Es pues lógico volver a decidir sobre la cuestión. Y la cuestión no es monarquía o república, aunque la república sea un sistema indudablemente más democrático. La cuestión es que los españoles tienen que poder votar qué tipo de democracia quieren.

La cuestión es un proceso constituyente global para fabricar un modelo constitucional renovado que se adapte a los nuevos tiempos. Eso no se resuelve cambiando el cromo de rey por uno más joven que, además, no tiene poder alguno sobre la modernización del Estado. Se resuelve devolviendo a los ciudadanos la soberanía popular que tienen embargada en el Parlamento. Hay que tener un concepto muy débil de democracia para pensar que es democracia un modelo en el que nuestra única intervención política es un voto en una urna cada cuatro años y la acción de la sociedad civil es ignorada o desactivada policialmente.

No es una democracia real un sistema electoral con listas cerradas de partidos basados en el clientelismo que no tienen contacto alguno con los ciudadanos de la circunscripción a los que representan. No tenemos siquiera una democracia representativa, qué vamos a tener una participativa. No es una democrática una ley electoral que discrimina a las minorías frente a unas mayorías que utilizan ese blindaje para perpetuarse en el poder hasta corromperse. No es una democracia real un Estado en el que el poder ejecutivo controla al judicial y a los medios de comunicación públicos. Ni es una democracia real un sistema en el que el poder político está dirigido por el poder financiero que a su vez dirige los medios de comunicación privados. No es democrático un país en el que se manipula la opinión pública. No, la democracia no era esto.

El deporte rey

junio 18, 2014  |  14 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Tengo un problema. Me gusta el fútbol, el deporte digo, pero cada vez aguanto menos la futbolitis aguda a la que nos someten, la colonización de nuestro tiempo, espacio y mente a través de un espectáculo que actúa como dormidera para beneficio de multimillonarios y de quienes nos prefieren anestesiados. Y lo peor es que funciona: aún movilizan más los recortes de la selección en el campo que los recortes a la Sanidad o la Educación. Como decía Sampedro, está todo muy bien pensado para que sea así. Bueno es saberlo para ponerse un condón para que no te contagie la fiebre futbolera.

Pero es difícil porque los medios somos implacables. Como dice mi compañera Ana Alonso, jamás en la crisis las televisiones han machacado durante días con un hashtag a favor de los parados, los desahuciados, los dependientes, los profesores o los investigadores, pero sí que llevan días dándonos la matraca para que apoyemos a la selección. Me gusta el fútbol pero no me gusta que se utilice como gigantesca hoja de opio para que hasta nuestro presidente del gobierno pueda escurrir sus innumerables bultos.

El mío no es más que un problema menor que trato de solucionar con distancia y antídotos, nada comparable a los problemas sangrantes que genera el fútbol en el Mundial de Brasil. En un país con graves carencias en empleo, seguridad, vivienda, hospitales, infraestructuras y escuelas, se han hecho el mayor gasto público en la historia de los Mundiales para construir instalaciones y estadios mastodónticos de escasa rentabilidad posterior. 150.000 personas han sido desalojadas de sus hogares por las obras y los vendedores callejeros apartados de las calles turísticas para dejar sitio a los patrocinadores de la FIFA.

Se limpian favelas con dureza policial para dar buena imagen a los visitantes. Organizaciones no gubernamentales denuncian incluso el asesinato de niños de la calle y otras, el incremento de la explotación sexual a causa de un Mundial en el que la FIFA y sus socios sacan pingües beneficios que no tributan en Brasil mientras las arcas estatales se desangran como ocurrió en el Mundial de Sudáfrica en el que se perdieron 3000 millones de dólares, un 1700% más de lo previsto. Espero que las protestas de los brasileños, que los medios generalistas silencian como aquí las nuestras, sirvan de freno ante tanto atropello. De momento ya le han rascado algunos derechos al gobierno.

Y esto me lleva de vuelta a España donde ganar el Mundial parece ahora más importante que ganar una democracia. Temo que si ganamos lo primero lo utilizaran para ocultar lo segundo y eso ha disminuido considerablemente mi forofismo. Aquí estamos entretenidos con la roja mientras la monarquía nos cuela otro gol. En España, el fútbol y la monarquía producen un efecto apaciguador muy similar. Tienen mucho en común, no en vano al fútbol se le llama el deporte rey. Ambos reinan sobre nuestras vidas y nuestros medios de comunicación sin dejarnos mucha opción de elegir otra cosa. Es lo de siempre: pan y circo. Pero como cada vez hay menos pan, nos han dejado solo el circo. Todos necesitamos airearnos con algo de circo de vez en cuando, sin duda, pero cuando te obligan a ir todos los días tienes que empezar a pensar que te has convertido en la carnaza para los leones.

Viva el mal, viva el capital

junio 13, 2014  |  26 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Todo estaba ya en la Bola de Cristal. Todo lo que está pasando hoy ya pasaba y ya nos lo avisaron hace ahora exactamente 30 años en aquel programa matinal que despertaba la conciencia y curiosidad de los niños y de los adultos que no habían perdido de vista el niño que fueron. Ya nos advirtieron de que el contrato social era una trampa mortal. Ya nos dijeron entonces que los banqueros nos provocarían grandes quebraderos, que el capital era el mal que produce crisis y ruinas y que la economía es una avería que nos deja más secos que la cecina. Hoy lo estamos viendo, pagando y padeciendo.

Hoy estamos viendo cómo el Sistema le ha declarado la guerra fría a la ciudadanía y se oculta detrás de un muro tan grande como la muralla china. Han visto que en la calle hay signos de rebelión y han sacado el cañón. Lamentablemente los periodistas somos los cañoneros que disparamos salvas al rey y hagiografías de la monarquía sin rubor y con mucha fantasía. Atacamos al que disiente y al que pide un proceso constituyente. Nos hemos aliado con el enemigo al que el periodismo juró controlar. Viva el mal, muera la información veraz. Viva la censura, viva el periodismo basura.

La credibilidad que perdamos, que ya estamos perdiendo, que tanto cuesta lograr, será muy difícil de recuperar. Es una pena que nos hayamos unido al Sistema que nos utiliza de barrera porque la suya no es nuestra guerra pero su hundimiento sí será el nuestro y no dudarán en sacrificarnos para salvarse. Es evidente que no buscan salvar el país o la democracia, solo su partido, sus votos, sus tronos, sus intereses. No defienden al rey para salvar solo a la monarquía sino para salvar su reino que no es de nuestro mundo. Viva la monarquía, viva la oligarquía. ¡Ay, qué malos pero qué malos son!

Los oligarcas están acelerándolo todo para aforar al monarca y al mismo tiempo el gobierno prepara una reforma fiscal que obliga a seguir pagando a los desahuciados. Se protegen a sí mismos pero abandonan a los desprotegidos. Esa es la reforma equitativa que promete el gobierno. Viva la desigualdad, viva la inviolabilidad. Ese es la renovación del sistema que nos espera con estos partidos mayoritarios que gobiernan para sus minorías. Viva la plutocracia, abajo la democracia.

Por eso España necesita un proceso de reforma radical, no un apaño. Tenemos que empezar de nuevo. Como decía La Bola de Cristal, hay que desenseñar a desaprender cómo se deshacen las cosas. Lo primero que hay que desaprender es el miedo a deshacer las cosas que es un miedo que ellos nos han enseñado para protegerse de nosotros. Por eso, si no quieres ser como ellos, lee. Lee mucho porque hay mucho buen periodismo suelto aunque haya tanto mal periodismo a sueldo. Y si no quieres un país como el suyo, recuerda que solo no puedes, con amigos sí.

Cierra la boca, tápate las orejas

junio 11, 2014  |  2 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Estos días, en la mayoría de… que ustedes leen y escuchan hay…. Como lo oyen, hay…. Ustedes no lo saben, claro, porque lo que se… parece que no existe, pero muchos de ustedes se lo imaginan porque ahora existen muchos medios para informarse de lo que otros… No se dan cuenta los que… de que ahora las opiniones… encuentran grietas por las que hacerse oír. Incluso la…puede dar más voz a las voces que se… como demuestra el intento de… la portada de El Jueves.

Estos días, en la mayoría…, apenas se puede hablar de la…, solo de la fabulosa monarquía que tenemos. No se puede abrir un debate sobre el modelo de… ni apoyar un… sobre la… aunque el 62% de la población lo pida. Pero sí se puede decir que eso desestabiliza el país y pone en peligro el Estado de Derecho y el orden constitucional del que solo se acuerdan cuando los… que gobiernan el mundo les piden que reformen la Constitución. Por eso han decidido que no se puede decir que el rey tiene… de euros que no sabemos cómo ha conseguido, ni que tiene una… entrañable. Que no entiendo yo por qué no se puede hablar de… si es tan entrañable.

Ni podemos recordar que se fue de… cuando su pueblo atraviesa una crisis elefantiásica. Ni tampoco habrán escuchado ustedes hablar del juicio al… y la… del monarca. No oirán ni leerán que el rey ha tenido que abdicar porque su prestigio que está como él por los…. Al contrario, ahora solo escucharán alabanzas a su reinado como si la… hubiera borrado también el pasado. Y escucharán repetir lo preparado que está su hijo para democratizar el país, asegurar la unidad de España y conducir la Segunda Transición como su padre condujo la primera, salvándonos de un golpe de Estado en el que él… Elefante Blanco.

Son… tiempos para la libertad de prensa y expresión. Los grandes medios de comunicación están en manos de los… y entidades… que son los grandes… de la crisis. A su vez los partidos políticos, es decir nuestros votos, también están en manos de esos… y entidades… con los que tienen…millonarias, más millonarias cuanto más grandes son los partidos. Por su parte, los gobiernos tienen el… absoluto sobre los medios públicos pero también en parte sobre los privados, a los que… con quitarles la publicidad institucional. Así el gobierno ha conseguido…a directores de periódicos que les resultaban tan… como una mosca cojonera por publicar…

Pocos son los periodistas que pueden permitírselo porque esta crisis ha dejado a la mayoría en una situación de… frente a los dueños de la información. Muchos trabajan en condiciones…, con miedo al… y quedarse en la… Otros prefieren bajar la… Los pocos que intentan levantarla, les vuelan los… Mientras ven cómo los que son la… de su amo, medran y se forran. Pero siempre nos quedará el humor, el ingenio, el talento y el riesgo de muchos que resisten con la ayuda de los ciudadanos.

Nos pueden quitar… pero no las palabras ni la razón. Y la tenemos frente a los que… porque quien silencia opiniones contrarias a las suyas es que se ha quedado sin argumentos para defender las propias.

Los reyes son los padres

junio 4, 2014  |  15 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

Como niños. Con la abdicación del rey y la sucesión de la Corona nos están tratando como si fuéramos niños a los que hay que proteger de los peligros, niños que no tienen la madurez para afrontar su destino, niños a los que se puede engañar como a tontos, niños que no pueden discutir los asuntos de los mayores. Las instituciones son los padres y nosotros niños chicos. Y los padres de la democracia han decidido que lo que conviene a los niños es seguir con la monarquía. Esto es así porque lo digo yo que soy tu padre. Cuando seas mayor lo comprenderás, comprenderás que lo he hecho por tu bien.

Pero no somos niños y sabemos que lo hacen, sobre todo, por el suyo. Por guardar su trono y seguir siendo los reyes. Sabemos que lo hacen porque en las últimas elecciones han visto su corona ladeada y sus poltronas tambalearse. Sabemos que el rey preparó su abdicación para asegurarse el apoyo de PP y el PSOE de Rubalcaba que se ha ido sin irse todavía para prestarle un último servicio a la Corona antes de que la crisis de los socialistas pueda traer aires republicanos. No van a votar solo la sucesión de la monarquía, van a votar su permanencia en palacio con los privilegios intactos. No van a nombrar solo a Felipe VI, van a nombrarse a sí mismos herederos de su propio imperio.

Los que hicieron la primera Transición se autoproclaman autores de la Segunda pero esta vez sin consultárselo al pueblo, no vaya a ser que les digamos que abdiquen. Hay que salvar al pueblo de sí mismo, que el pueblo no sabe lo que hace. Ya decidimos nosotros por él y le decimos lo que tiene que pensar con la inestimable ayuda de nuestro aparato mediático que ha olvidado repentinamente los escándalos monárquicos y el descrédito de la Corona y el bipartidismo y ha cerrado filas como un ejército en torno a la realeza, la borbónica y la política. Vítores y aplausos, ¡el rey ha muerto, viva el nuevo rey!

Y aunque el rey va desnudo, encima quieren que hagamos como si llevara un traje nuevo. El rey y sus cortesanos nos quieren hacer creer que Felipe es la renovación que el país pedía a gritos, que su reinado limpia la cloaca en la que nadamos, y lo más insostenible, que un cargo hereditario de una institución medieval restaurada por una dictadura es lo más democrático del mundo. Democrático sería debatir con serenidad y madurez si conviene o no un cambio de modelo en un momento tan delicado. Claro que si tuviéramos ese debate esta sociedad se haría adulta y podría empezar a pensar por sí misma y eso sí que no.

Pero cuando aparcas los debates, te pueden terminar atropellando, como ha ocurrido en Cataluña, como puede ocurrir en próximas elecciones. Ya sabemos que los reyes son los padres que intentan decidir por nosotros y no es tan fácil asustarnos con el coco de la desintegración de España y el guerracivilismo. Esta democracia ya no es un niño ni nosotros nos chupamos el dedo.