Cerco a la Sanidad

22 de noviembre de 2012  | por Iñaki Gabilondo |  , , , , ,  |  13 Comentarios
Compartir en Menéame

 

Iñaki asegura que cuando el pensamiento de la rentabilidad irrumpe donde existe una rentabilidad social pública no contable, resulta siempre una batalla perdida para lo segundo.

Más información:

Habrá manifestación unitaria de médicos

Los recortes sociales más duros de la historia

‘La Princesa’, cada vez más cerca de seguir siendo lo que es


13 Comentarios


  1. Lo que deseo a los responsables del desastre que están haciendo en la sanidad pública, es que tengan de usar ésta para curarse de una grave enfermedad y que debido a su corta miras tomen la receta que ellos nos dán a nosotros. Y me duele decirlo pero yo no daría ni una gota de sangre para curar su enfermedad ni la de sus allegados. Esto es lo que están consiguiendo estos caraduras mezquinos que el odio del pueblo hacia este gobierno divida a los ciudadanos. Caiga sobre sus cabezas todas las maldades que ellos ocasionan.

  2. La eutanasia de mercado es decir, el abandono a su suerte de quienes no cuentan con medios económicos con los que hacer frente a la enfermedad o al deterioro por edad, ya surge en el horizonte del neoliberalismo. La sacralización de la rentabilidad y del dinero y la descalificación de lo público configura una sociedad egoista e insolidaria que retomará el modelo de los hospitales de pobres y los asilos cuya gestión se encomendará a la iglesia, que ya sabemos la veneración que siente por el dolor como herramienta de salvación.
    Para evitar el desalentador horizonte de la sanidad solo cabe la lucha ciudadana por lo suyo, lo de todos, como ya hace la plataforma por la sanidad pública. Juntos podemos, es el grito que está demostrando que es posible enfrentarse a la sinrazón y el egoismo individualista, que trata dwe impner una clase política en manos del capital.

  3. Resulta vergonzoso como la escusa de la crisis está sirviendo al PP para desmantelar cualquier servicio público donde puedan hacer negocios los amigos del poder. Ya se han quitado la máscara y se está sacrificando algo que es NUESTRO, DE TODOS, para sus negocios particulares. Están jugando con nuestra salud, con nuestra educación, con el futuro de nuestros hijos. Y todo sin el más mínimo consenso ni consulta. Ejecutan sus planes a golpe de decreto como si en este país no existiera nadie más. El PP se está olvidando que en DEMOCRACIA no se puede gobernar como en una dictadura. Cuando los derechos salen por la puerta, se está a un paso de que la violencia entre por la ventana.

    • Estoy de acuerdo,vivo en Cartagena y es demencial lo que esta pasando en esta ciudad, se tienen quirofanos cerrados en uno de los dos hospitales de la ciudad por la tarde, y se hacen operaciones en centros concertados,tambien por la tarde, lo mismo pasa con pruebas diagnosticas etc.,pero aqui la ciudadania no responde, cuando se quieran dar cuenta lo tendremos todo privatizado, esto requiere que salga en la prensa a nivel Nacional,

  4. Buenos días Iñaki. Soy enfermera de uno de los hospitales todavía público de la Comunidad de Madrid, el motivo por el que voy a realizar este comentario no es otro que la desesperanza. Verás:
    Se tiene previsto que para el 1 de Enero un alto porcentaje de los contratos eventuales no se renueven (nadie se atreve a hablar de cifras).
    Se tiene también previsto que el personal fijo estutario de los hospitales que ahora se privatizan se reubique en los hospitales públicos, los que supondrá la desaparición de más contratos tanto eventuales como interinos de estos hospitales públicos.
    Se tiene previsto el cierre masivo de servicios de los hospitales públicos para derivar a los usuarios a los centros privados y hacer clientelismo… (ésto ya es un hecho)
    Se tiene previsto…
    Los sindicatos y resto de asociaciones llevan haciendo asambleas e informando a los trabajadores y usuarios, desde hace semanas, de lo que suponen todas las medidas que está adoptando el Gobierno de la Comunidad. (Digo desde hace semanas pero no es verdad, se lleva advirtiendo desde la aprobación de la Ley 15/97).
    Los trabajadores “lo vemos” todos los días en nuestros centros de trabajo. Todos sabemos lo que le lleva haciendo desde hace años y sobre todos en los últimos meses. Todos sabemos también el propósito. Todos queremos conservar esta sanidad, que es equitativa, de calidad, sin animo de lucro.
    En una sola semana se han recogido 50.000 firmas de usuarios (sólo en mi hospital) a favor de la Sanidad Pública, todos ellos han tenido que firmar en 5 papeles distintos porque las peticiones eran diferentes.
    Ahora:
    Se convocan 4 días de huelga para la defensa de nuestros derechos e intentar frenar todo los que se nos avecina, no lo olvidemos, no sólo a los trabajadores, también a los usuarios del sistema y resulta que hable con quien hable ninguno tiene pensado hacer huelga.
    El miedo a no ser renovados (que es lo que impera entre el personal contrato), el “ya lo harán otros mí”, el “yo no quiero saber nada, que pase lo que tenga que pasar”, el “total para qué si va a pasar de todas formas”…
    Pero ¿qué está pasando?, ¿qué nos está pasando?
    En última manifestación a favor de la Sanidad Pública, celebrada hace pocos días, cuando pude ver la cantidad de personas que allí estaban rompí a llorar de la emoción (entre otras cosas porque he ido a muchas desde hace muchos años y he podido contar a los que allí estábamos con los dedos de la mano), de verdad creí que algo perdido y hermoso se estaba recuperando.
    Hoy ya no lo creo

    Gracias por tu tiempo. Un saludo.

  5. !Qué miedo da todo ésto!,que bien le vienen a esas privadas encontrarse la inversión pública realizada, esa sí claro está, va por delante. Obviamente lo que no tiene defensa de ningún orden es hacer dinero con la sanidad pública, la educación pública o el bienestar social.
    IñaKi me encanta escucharle porque piensa usted igual que yo, yo no tengo voz para decir lo que usted dice tan acertadamente, tal vez por eso le escucho, para comprobar que soy yo sola quien está preocupada, asustada y que cada día siente que algo hay que hacer. Pero ¿el qué?

  6. Primero de todo y ante todo vaya mi apoyo a todas esas personas que se están manifestando en las diversas ciudades en pro de una sanidad pública.
    Efectivamente, el negocio de la salud puede mover millones y millones de euros y ciertas clases sociales se verán desplazadas del beneficio del desarrollo de la salud que se ha ido produciendo en este país como en pocos países reconocidos al amparo de un sistema público ejemplar y bien estructurado.
    A mí tampoco me engañan, pues los movimientos que se están produciendo por parte de las administraciones de la derecha van encaminadas hacia la privatización de la salud pública, por lo menos aquí en Madrid son alarmantes las decisiones que se están tomando y se quieren tomar. La reforma laboral ya ha causado estragos en ciertos centros de salud y la visión que la expresidenta de la comunidad tiene de los centros y hospitales y que ha sido heredada por su sucesor, es cuanto menos inquietante y aterradora, es como el euro por receta, no es fundamentalmente necesario y sin embargo se adopta esa medida como medio de disuasión para que los enfermos no tengan más recetas de las necesarias; cuando todos sabemos que esas recetas son controladas y escatimadas con buena interpretación por los médicos de cabecera.
    El sistema de salud público es lo mejor que tenemos, junto con el sistema de educación que teníamos y que poco a poco fue cambiando a un sistema que derivaba los dineros públicos a las escuelas e instituciones concertadas, la mayoría de fe católica.
    Mi apoyo incondicional a la sanidad pública, pues trabajé en mi juventud en ella y reconocí en ella un sistema equilibrado y social como pocos en muy pocos países.

  7. La salud pública nunca es rentable, porque la salud no debe ser rentable. Debe ser eficiente. No confundamos eficiente con rentable. Cualquier proceso es eficiente primero, y luego se ve si, debido a la coyuntura económica, es rentable. Por ello, la rentabilidad es un resultado de la eficiencia. ¿Los médicos investigan tratamientos bajo parámetros de rentabilidad económica cuando están en el laboratorio? ¿Verdad que no? ¿Y la salud pública o de cualquier individuo de este planeta debe ser rentable o eficiente? ¿Uno cuando va al médico con un problema de salud espera eficacia en su tratamiento o rentabilidad? No seamos hipócritas. Así que dejemos ya de hablar en términos de rentabilidad cuando debemos hablar de eficiencia. Aquellos que esgrimen la rentabilidad como primer parámetro lo hacen porque no tienen problema a la hora de pagar la eficiencia. Porque la eficiencia tiene un precio y es fijo, es el que es, no es negociable en términos de salud ni siquiera económicos. Para llegar a B desde A hay que emplear éste y otro tratamiento que cuestan X, y se emplean porque son los más eficientes. Punto. Y los tratamientos cuestan lo que cuestan. Y si buscamos rentabilidad regateamos alguno de los tratamientos… y como consecuencia la eficacia del proceso de curación, por tanto regateamos la salud del paciente.

    De manera que aquellos que piensen todavía que la salud debe ser rentable, no sean hipócritas y digan realmente lo que piensan, que no piensan pagar más impuestos. Porque es de eso de lo que hablamos con estos temas. La gente que busca rentabilidad en la salud pública les escama tener que pagarle la sanidad a otros con sus impuestos. Dejémonos de gaitas y saquémonos las caretas.

    Y la otra cara del rentabilismo santirario es la de los beneficios. Puestos a obtener beneficios con la sanidad… ¿por qué se lo tiene que llevar una empresa privada y no la administración? ¡Es ques de locos! Si realmente es rentable ¿por qué no obtenemos los beneficios en favor de la comunidad? Pagaríamos menos impuestos ¿no? Es que no hay por donde coger el razonamiento.

    Hay un sentimiento de “yo no pago la sanidad, educación, etc. a otros… que se lo paguen” que alimenta razonamientos absurdos como la supuesta mayor rentabilidad de la gestión privada. Siendo que si es verdad dicha mejor gestión, la admón puede igualarla, reproducirla y obtener sus beneficios. Pero es mayor aprensión a pagar que cualquier razonamiento coherente. Es como el miedo, uno se coge a cualquier superchería para áutocenvencerse de que tiene un problema. Cuando el problema lo tenemos como sociedad que aún no hemos aprendido la lección.

  8. En alguna parte leí que, el Pp rentabilizara al ciudadano mientras pueda y , cuando ya no sirva lo enviara al cementerio, para que no haga despilfarro en el hospital . Con el Pp tendremos grandes cementerios y pocos hospitales , salvo los elitistas para la mafias españolas , rusas , chinas …Les suena eso de “La paz de los cementerios” pues aello vamos compañeros.

  9. la sensacion de un “acabemos con tanto” que comenzo de forma encubierta para pasar al descaro de “no hay marcha atras” porque somos muchos y teniamos demasiados derechos(aun cumpliendo los deberes),aquellos que han carecido demasiados pueblos en el mundo y que por logica tendrian que estar subsanados y no pasar a engordar la injusticia social.La sanidad no es un negocio aunque nos lo quieran hacer creer,el solo hecho de hacer de ello una fuente de ingresos solo destinada a unos pocos “propietarios”es comunicarnos que importamos muy poco al estado (este que ahora gobierna por la insensatez de unos cuantos que les votaron como crios incautos para castigar sin pararse a pensar que los castigados ibamos a ser tod@s )como personas aunque mucho como pagadores para que puedan mantener sus lujos con una indolencia tipica de la epoca medieval.Tras el ataque a la enseñanza,la sanidad,la inmigracion,a la legislacion…. a la constitucion…solo nos queda la desobediencia civil para que si haya marcha atras en todas estas injusticias que nos presentan bajo no hay mas formas de atajar esta economia maltrecha…. que bien les viene para sus cuentas corrientes.Con esa conciencia dormiran en el averno si en este se puede dormir.

  10. Da pena como van a mandar todo al garete,pero ya se sabia lo que eran y la sociedad les dió un poder que ni ellos esperaban, y van hacer un desastre que ni nos lo imaginamos,el destrozo social que nos van a dejar cuando dejen el poder; y despues pediremos que nos lo arreglen otros que ahora despreciamos, pero no volveremos a tener una sanidad como la que tenemos una educación y unos servicios sociales en general como lo teniamos, temos una tirania que se rien de las protestas

  11. Estoy tan desesperanzada que leer estos comentarios y la voz de Iñaki me hace, por lo menos, tener un poco de ánimo. Gracias.
    No es este el lugar para expresar los casos, sí varios y sangrantes que conozco en el entorno más próximo de muestras de que la vida humana, los individuos valen muy poco en esta sociedad. La sanidad pública no existe. Es todo hipocresía. Las listas de espera no están más abultadas porque ya conozco a varias personas que han desistido de ir a un especialista porque, o bien los tiempos son demasiado largos; o bien saben que no les van a realizar las pruebas necesarias que detectarán su enfermedad. Algunas especialidades tienen, por el contrario las salas vacías, no interesan, como decía Iñaki. Vivo en la Cominidad de Castilla y León y el desmantelamiento de la sanidad es muy evidente desde hace varios años. Actualmente es brutal. ¿Cuándo vamos a reaccionar? ¿Cómo pueden dormir tranquilos esos médicos que sirven de forma tan indigna a estos políticos que no nos merecemos? ¿Cómo pueden proclamar estos políticos que defiendden la vida humana cuando hablan del aborto, por ejemplo?

  12. PUES LOS ABUELOS TOTALMENTE DESAHUCIADOS YA EN EL MOMENTO QUE NOS PONGAMOS ENFERMOS A LA BASURA SI ENCIMA NOS DEJAN CON UN 30% MENOS DE PENSION YA ME DIRAN UDS QUE ULTIMOS AÑOS DE VIDA NOS ESPERAN

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.