Euskadi ante el espejo

9 de mayo de 2012  | por Iñaki Gabilondo |  , , , , , , , , , ,  |  6 Comentarios
Tuenti
Compartir en Menéame

 

No va a ser fácil ni para las personas, ni para las personas o instituciones acomodarse a la normalidad democrática de Euskadi. No va a ser fácil para muchos ver una mayoría nacionalista. No tardará mucho en ser legalizada Sortu. Habrá que ver cómo se comporta esa izquierda abertzale y la reacción de la sociedad sin la amenaza de las armas. El PNV tendrá que elegir entre el modelo de sociedad que le acerca a PP y PSOE y el discurso nacionalista que le acerca a Batasuna. Para las instituciones españolas tampoco será fácil observar esta nueva realidad, ahora ya sin la anomalía percibida desde Madrid. Es un tiempo extremadamente complicado tras el movimiento del PP de romper el pacto con el PSOE. Es un paso del largo camino de Euskadi ante el espejo

Más información



6 Comentarios


  1. Me sorprende el tono de total preocupación del comentario. Incluso desde la distancia, se ve evidente que no va ser fácil la redefinición política en Euskadi, la incertidumbre de las posiciones que se adoptarán en un futuro cercano.

    Pero me gustaría señalar algo igual de evidente que no se pone de manifiesto en el comentario: en cualquier caso será más fácil que hasta ahora. No hay que dejar de poner en valor eso, una visión de oportunidad histórica, oportunidad para que la sociedad vasca -y los políticos que la representen- construyan un sistema plenamente democrático, es decir, lejos de la amenaza, la coacción y el miedo. Algo que necesariamente dará lugar a una sociedad más libre.

    Esa libertad no es sinónimo de éxito, no es garantía de mejora. Pero sin ser condición suficiente, sí es condición absolutamente necesaria. Por tanto, ahora es posible algo que llevaba décadas sin serlo. Mis mejores deseos a un pueblo hermano.

  2. Juan Luis Mañanas

    Pero tenía que llegar este tiempo de aguas turbulentas que describes en la entrada de hoy.
    Llega el momento en el que el PNV y la izquierda Abertzale deben contemplar con sinceridad la realidad de un nacionalismo en un mundo globalizado donde los mercados y la economía no tienen piedad alguna, son inmisericordes en cualquier forma de dominio.
    He conocido el país Vasco en distintas ocasiones y es cierto eso que mencionas sobre los ciudadanos vascos, esos sentimientos de identidad nacional que tal vez la historia ha ido herrumbrando de una forma demasiado forzada. Es la ciudadanía vasca la que tendrá que afrontar el reto y los riesgos de ciertos anhelos de supervivencia nacional.
    Por supuesto que complicado, el papel que el gobierno debe afrontar según transcurren los acontecimientos en el país Vasco. Deberían dejar que se decantasen los eufemismos que los partidos políticos vascos ofrecen a su sociedad, y es esta, la sociedad vasca, la que en circunstancias relajadas observara la panorámica de su propio futuro.
    Pero no nos engañemos, el juego de la política tiene sus propios resortes y la representación que a veces ofrecen de su pueblo tiene tintes un tanto nostálgicos de otros tiempos que no ofrecen la simetría adecuada para afrontar los nuevos tiempos.
    Yo por mi parte siempre defenderé a la democracia, pero he de decir que creo en una democracia que nace de un sincero aprendizaje por parte de la sociedad de cuál es su lugar en el mundo. Y reconozcámoslo, la sociedad vasca no ha tenido tiempo para ese disfrute de la tranquilidad de la introspección que necesitan para modelar su futuro.
    Por lo tanto, mucho tiento y mucha capacidad de reflexión es lo que les deseo a las fuerzas políticas vascas y no vascas.

  3. ¡Que razón tienes, Iñaki!
    A todos nos va a coger con el paso cambiado. Todos debemos recolocar nuestras posturas. Si bien es verdad que a la ciudadanía nos interesan los problemas del día a día y que, desde mi punto de vista, serán los que condicionen las próximas elecciones. Es decir, que según las posturas de los partidos ante ciertos retos con los que nos enfrentamos será lo que realmente decida el panorama político. Y el modelo de sociedad irá marcado por las cuestiones económicas más que por las, meramente ideológicas, en la mayoría de casos. Sí creo que una minoría votará por ideología, pero me temo que la mayoría votará por frustación. Estamos metidos en el carro capitalista y será muy díficil bajarnos de él.
    Un cordial saludo.

  4. Para comenzar, España no existe como tal. El Pp/PsoE con su rey y sus leyes lo han impedido. España es una entelequia cada vez menos realizable si no nos deja participar a los que pagamos su manutención en la toma de decisiones importantes para todos y especialmente para cada una de las naciones que la deberían componer. españa no es posible con una unión pistolera , donde el terrorismo impuso con sangre la injusticia de una destrucción de la legalidad vigente y republicana. Esto solo puede aspirar a ser “espagnistan” con sus jueces prevaricando y los jurados declarando no culpable al delincuente mientras se castiga al juez justo. Euskadi es, eso la tierra vasca de los vascos. Para mi país pido lo mismo: València, la tierra de los valencianos, con sus costumbres, su lengua y sus defectos. Deberíamos repensarnos la construcción de esa “España”, no castellana sino de todos los españoles con sus diferencias. Si no es así, mejor cada uno siga su camino y caminado encontraremos nuestro compañero de viaje.

  5. Solo un pensamiento que realmente no viene a cuenta aquí… Cuando en las tertulias los representantes del PP están argumentando: Como, sino, piensa pagar la deuda? ya que los mercados nos financian.. y si no les pagamos no nos seguirán prestando…. ESTAN MINTIENDO…. suena bien ya que parece lógico pero es una falacia porque los mercados nos prestan al 5 x 100 lo que se prestan del BCE al 1 x 100 y el Dinero del BCE es NUESTRO o sea nos prestan nuestro dinero al diferencial de (como mínimo) un 4 x 100… Claro tienen que ganar algo por sus esfuerzos…..

  6. En el fondo, Señor Gabilondo, todos debemos alegrarnos: Euskadi vive la democracia como todos los demás. El matonismo ha desaparecido. Los radicales están estudiando su nuevo discurso. Va a ser difícil, sí, ponerle un discurso coherente al nuevo tiempo. Pero, como siempre, Euskadi encontrará a políticos que, desde distintas posiciones, consigan seguir avanzando. Hacia más justicia, hacia más libertad, hacia más sentido común. El PP se ha desmarcado del PSOE. No podía hacer otra cosa. El PNV piensa de nuevo en gobernar. La izquierda radical, ¿qué hará ahora?
    Al final, como pasa en esos países modernos como Francia, lo que la gente quiere saber es cómo ser feliz: tener un trabajo, viajar, disfrutar de las cosas positivas de la vida, la familia, los hijos, la carrera, la cultura, el deporte,… Y, entonces, como en Francia, los políticos tendrán que dar soluciones – financiadas -, y entonces las banderas, todos los símbolos, deberán de servir para dar respuesta a esas exigencias. Y tendrán que volver a lo mismo: políticas. De derechas o de izquierdas. De lo que se ha hablado estos días en Francia. Que parece un país más moderno que el nuestro. Si, en francia está también Marine Le Pen. Pero su electorado busca lo mismo: soluciones. Y ya ha votado para cinco años.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada, no hay necesidad de reenviar comentarios.