El Madrid jugará la final de la Copa del Rey de fútbol el próximo 18 de mayo, Dios sabe dónde, contra el Sevilla o el Atleti, Dios sabe quién. Pero todos sabemos, porque todos lo vimos anoche, que el Madrid fue mejor que el Barça en el Camp Nou, bastante mejor. El Barça dominó, atacó y llegó más durante los tres primeros minutos, ni uno más, y en esos primeros minutos me pareció que el partido y la eliminatoria serían de otra manera, pero intuí mal, el Madrid con el penalti descarado de Piqué a Cristiano Ronaldo a los 11 minutos, se sintió seguro y con la eliminatoria cuesta abajo, y cuando un equipo con esa fuerza y ese poderío se lanza cuesta abajo es difícil frenarlo, porque le sale todo. Ozil era el mejor Ozil, Ramos lanzaba al equipo desde atrás y Varane lo cerraba con una superioridad asombrosa, y Cristiano bajaba a buscar el balón donde hiciera falta para llevarlo hasta la portería del Barça y dos veces dentro.

El Barça sufrió una horrible metamorfosis  y se convirtió en un equipo inseguro en el que se aparecieron sus peores fantasmas y el que no apareció fue Messi, al que todos buscaban y nadie encontró, porque cuando no estás es difícil que te encuentren.

Fabuloso el Madrid, que aprueba un examen importante, pero aún no ha finalizado el curso, recordémoslo. Fantástico el detalle de sacar anoche a Casillas a la rueda de prensa como capitán. La Copa también la pueden ganar el Sevilla o el Atleti, la liga la tiene ganada el Barça y la Champions no la tiene fácil ninguno. Fue un buen partido y un gran resultado, pero aún no hay resultados finales.