Puede ser un capricho de la suerte, una pirueta del destino, pero de los 6 equipos de fútbol que tenemos en las competiciones europeas en esta última eliminatoria, el único que se ha clasificado, de momento, es el más pobre: el Levante, el equipo, junto al Rayo, con menor presupuesto en la 1ª división.

El destino y la suerte son caprichosos en el fútbol y se filtran por cualquier rendija que dejan abierta los despistes que genera el exceso de confianza o la falta de motivación o concentración. Le ocurrió al Atleti en el Calderón hace quince días y lo pagó ayer al caer eliminado en Rusia. Y las próximas semanas, que se vaticinaban como un viacrucis para el Madrid si caía en copa ante el Barça y en la Champions ante el Manchester, podrían ser el mismo viacrucis para el Barça si cae en copa ante el Madrid y en la Champions ante el Milán.

La memoria en el fútbol no tiene luz de marcha atrás, pero estos traspiés yo creo que van a evitar que ninguno esté desprevenido, el que caiga lo hará simplemente porque es peor, o porque ha empeorado en estos últimos días, que también es posible.  En dos semanas tendremos respuestas a todas esas dudas.