Entiendo que el Presidente del Real Madrid Florentino Pérez esté nervioso y preocupado, porque en junio se tiene que someter al juicio de los socios para continuar presidiendo el Real Madrid , y la próxima semana tendrá que enfrentarse al Barça para seguir en la Copa del Rey, y dentro de 20 días  con el Manchester para continuar en la Champions. Y en esos partidos y durante los dos próximos meses, no podrá contar con Casillas, y contra el Barça también sin Sergio Ramos.

Eso a mí también me preocuparía y me pondría nervioso, pero no hasta el punto de culpar a un periódico de querer desestabilizar al club. Fue un error esa rueda de prensa que decepcionó a todos. Pensamos que diría algo importante, que admitiría preguntas, y lo único que dejó claro fue que en la comida del martes con Casillas y Sergio Ramos, no le dieron un ultimátum para que no siguiese Mourinho.

Estoy seguro, fue mucho antes cuando le hicieron saber que no lo quieren al entrenador,  ni le aguantan, ni soportan el clima de crispación en que tiene permanentemente al club. Los jugadores no pueden dar ningún ultimátum porque tienen contratos que cumplir. Pero en esa comida, como en tantas otras, se habló de Mourinho, ¿y quién fue el que habló peor del entrenador?. Esa pregunta sí se la podían haber hecho en la rueda de prensa, porque dijo que sólo contestaba preguntas que tuvieran que ver con esa comida. Pero dudo mucho que hubiese contestado.