Esos niños que ahora llevas al colegio es posible que estén discutiendo de fútbol, y de Messi, y de la suerte del Barça con los postes anoche frente al Betis, y de los cinco goles de Falcao.

Es verdad que el Madrid pasó apuros el sábado en Valladolid, y que en la primera parte no jugó bien, y que el Valladolid se lo puso muy difícil, y en los comentarios que escuché ayer  sobre las  imágenes  enseguida se comparaba su  juego con la solvencia que garantiza el Barça, pero anoche el Barça en Sevilla no mereció ganar al Betis. El Barça fue mejor en la primera parte, cuando la orquesta sinfónica dirigida por Iniesta hizo lucir a Messi en sus dos goles con los que batía el récord de Muller de 85 goles en un año. Messi  ahora lleva 86, pero después de esos dos goles, en la 2ª parte el que parecía querer batir récords  derribando gigantes  era el Betis, y sólo la mala suerte, los postes y Valdés evitaron que consiguiera al menos el empate.

Pero esta mañana debo hacer una referencia a Falcao y sus cinco goles ayer  en  los  6  que  hizo el Atleti al Depor. La temporada de Falcao en el Atleti está siendo admirable, como lo es su comportamiento con todos los compañeros y en todos los campos ni un solo incidente ni un mal empujón. Admirable y ejemplar, porque es más difícil ser Falcao en el Atleti que ser Messi en el Barça. En eso sí estarán de acuerdo conmigo esos chavales  que  llevas al  colegio.