El Presidente del Athletic de Bilbao, no quiere que Fernando Llorente tenga un camino tranquilo hacia la salida del club el próximo mes de junio. Por eso ayer le obliga a que salga a una rueda de prensa que el futbolista desconocía, para que explique la acusación que el Sindicato de futbolistas ha hecho a su club y entrenador, por el trato que está recibiendo Fernando desde que se negó a aceptar la oferta de renovación que le hizo el club. Admito la decepción en muchos seguidores del Athletic, lo entiendo, porque se les va el mejor jugador que tienen ahora, como se les fueron muchos de los que tenían antes. No entiendo las críticas fariseas de algunos compañeros míos, que cambiaron de periodico y de radio por dinero y porque entendían que les convenía más, aunque sin embargo ahora, eso que hicieron ellos, se lo critican indignados a Fernando Llorente. Supongo que la pasión algunas veces nos hace perder las ganas de encontrar la verdad. Pero los contratos están para cumplirlos y Fernando lo está cumpliendo, a pesar de la presión sorda y subterránea a la que le somete su Presidente, Josu Urrutia, quizá porque se encontró con un Athletic unido y admirado y lo tiene encanallado y enemistado, o quizá porque en sus tiempos de futbolista del Athletic nadie hizo una sola oferta por él. Pero las mismas masas que ahora lanza contra Fernando Llorente, algún día le pedirán explicaciones a él, y no sabrá dónde meterse, porque muy valiente tampoco parece.