Muy fácil le resultó al Barça ganar ayer en Moscú, y muy difícil al Valencia adelantarse al Bayer con 10 jugadores, y mantener el resultado después, cuando los alemanes empataron. Por eso me resultó admirable anoche el Valencia y me decepcionó el Bayer. De los cuatro equipos españoles participantes, sólo falta el Madrid por clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones, que se jugarán ya a doble partido a partir del mes de febrero, y es posible que lo consiga esta noche, si gana en Manchester al City, uno de los clubs de mayor presupuesto de Europa, y que tiene muchas posibilidades de quedar eliminado, por eso están narcotizando el fracaso con rumores que van desde la contratación de Guardiola hasta la de Cristiano Ronaldo. Ninguna me parece creíble. La de Guardiola porque dudo que sea el equipo en el que quiera reengancharse al fútbol, y la de Cristiano Ronaldo porque conozco la amistad de Florentino con el jeque propietario del City, y sé que tienen pactado no inmiscuirse ninguno en el otro con ofertas molestas, máxime en el próximo final de temporada que habrá elecciones a la presidencia del Real Madrid.