Hola, buenos días. Mira por dónde la final de la Europa Liga la disputarán los dos Atletis. El Athletic, de pronunciación medio inglesa que les gusta a los vizcaínos y el Atleti, de pronunciación castiza y chulapona que se gastan en Madrid. Pensamos en una final europea que aglutinaría el interés del mundo entre el Barça y el Madrid y, sin embargo, la jugarán el Chelsea y el Bayern, y serán las aficiones de Madrid y Bilbao quienes llenen de banderas rojiblancas Bucarest el próximo 9 de mayo. Le costó más de lo previsto al Athletic ganar 3-1 en Bilbao al Sporting de Portugal y sufrió menos el Atleti para eliminar al Valencia al que volvió a ganar anoche en Mestalla con un golazo de Adrián que llegó cuando el Valencia estaba aún bajo el manto de preocupación por la nueva lesión de Canales, que volvía a lesionarse esa rodilla que le ha tenido 6 meses de baja, precisamente hasta  anoche, que es cuando comenzaba de nuevo a brillar. Ver retirarse a Canales en camilla con la cabeza tapada bajo la manta, fue una escena desgarradora, que no logro olvidar esta mañana. Me gustó el comportamiento de los portugueses del Sporting que se retiraron de San Mamés eliminados, pero aplaudiendo al público y al Athletic.

Hoy, Guardiola acapara la atención del día, porque tiene previsto resolver definitivamente la ecuación de si se va o se queda como entrenador del Barça. Se ha rodeado de tal misticismo la decisión, que no especularé nada sobre lo que pueda o vaya a hacer. Que decida lo que quiera. Está en su derecho. Pero habría estado mejor hacerlo antes. Habría evitado problemas y especulaciones al club que tanto quiere y que tan bien le paga, por cierto aún mejor que el Madrid a Mourinho, que ya es decir.