José Ramón de la Morena

Me gusta que el Español y el Barça hayan limado las aristas que les molestaban entre ellos, y que ese partido de mañana en Cornellá sea menos hostil que en años anteriores, cuando Laporta llegaba embutido en su abrigo y su traje de  “perdonavidas”, como el pariente rico que te visita en Navidad con aires de sobrarle de todo, en casa de quien no tiene nada.

Porque el Español tiene un equipo que está cuajando, por fin,  esta  temporada. Es la recolección de años de trabajo con una cantera ejemplar, en muchos casos niños que venían de la abundante cantera blaugrana, siempre sobrecargada, como ocurre en la zona centro de Madrid. Me alegro por ellos, porque como dijo anoche Luis  García en “El Larguero”, es muy difícil vivir en Barcelona siendo del Español, con la influencia mediática que tiene el Barça, que ensombrece todo a su alrededor, máxime en estas fechas de grandeza admirable…

Sí, merecerá la pena verlo. En ese estadio de Cornellá , que inauguraron el año pasado, el Barça no fue capaz de ganar al Español, que es el equipo que más difícil se lo ha puesto al Barça en estos años, incluso en años atrás. De los 76  partidos disputados en campo del Español,  25  ganaron  los  blanquiazules, 26  el  Barça  y  en  los  otros  25  empataron.  El cartel no puede ser más interesante. ¡Ojalá después no lo estropee nadie!.