Por Roberto García

————

SWIM DEEP – KING CITY

Ay la pubertad…esa etapa de la vida en que abrimos el huevo, exploramos y tratamos de descubrir que queremos ser y hacer. Etapa con la que llenamos cajas de recuerdos y fotos que años más tarde se nos hacen muy difíciles de ver. Emociones de todo tipo, buenas y malas. Swim Deep es un grupo púber y no solo por edad. Tan imprudentes como para hacer una música muy parecida a lo que ya hay y decir de ellos mismos que “no encuentran nada que se les pueda comparar”. Quizá más que imprudentes sean descarados y esto es atractivo. El descaro se agradece y en un arte, como es la música, es lo que rompe moldes. Quizá estos cinco flacos de Birmingham tarden en tener un sonido característico, pero su estética vintage, sonido homenaje a Stone Roses o The Smith y la flacidez y palidez de su melodías consiguen odios y adoraciones. Al fin y al cabo como las fotos de pubertad. ‘King City’ forma parte de su único álbum hasta el momento ‘Where the Heaven are We’.

PALMA VIOLETS – Best Of Friends

¡Bendita juventud! Podríamos estar haciendo una nueva post de #LaMúsicaDeCarrusel dedicado al florecer de la vida, ¿por qué no?. Pero no esta ahí nuestra intención. Casualidad es que Palma Violets sean coetáneos con Swim Deep. Banda de cinco miembros aunque con una marcada bicefalia repartida entre Samuel Thomas Fryer (Vocalista) y Alexander Jesson (bajista). Comenzaron a girar en 2011 al igual que los anteriores de Birmingham. Pero Palma Violets no suenan a hace años. Suenan a hoy y suenan como mucho de los grupos ‘Brit Guitar Bands’: muy a The Libertines, Spector, The Vaccines con ecos de The Who o The Clash. Reconocidos como mejor banda por la prestigiosa revista NME en 2012 y su canción ‘Best of Friends’ incluida en la lista del DJ Zane Lowe de BBC Radio1 como ‘one of the mos hottest record on the world’. Canción de cierre de concierto, festivalera, para berrear cuando apenas quedan fuerzas. Palma Violets son jóvenes aunque sobradamente preparados.

GroupLove – Ways To Go

Grouplove no engañan. Son lo que muestran, incluso son lo que dice su nombre: una banda dedicada a hacer amor. Desde Brooklyn y Los Ángeles hacen música alegre, sin oscureces, sin roces. Alegres y bailables, con estética hippie Hannah Hooper conoció al otro vocalista de la banda, Christian Zucconi en una residencia de artistas en Manhattan. Las amistades unieron a los otros cuatro miembros del grupo (Christian, Sean, Andrew y Ryan). Desde 2009 han sacado dos discos, ‘Spreading Rumours’ y ‘Never Trust a Happy Song’. Inevitable compararles con grupos como Vampire Weekend, Foster the People o Alt-J. Nos gusta cualquiera de ello.