Por Roberto García

————

Dover – Too Late

Para una generación, esto es un himno:

No, lo nuevo de Dover no va a significar lo que ‘Devil Came to Me’ fue para muchos, pero no porque no sea bueno, que lo es. Este nuevo trabajo de la banda madrileña no va a tener cuatro discos de platino, un premio ondas ni sonará en anuncios de refrescos. No será el nuevo disco con el que aparecerá nuestro hermano mayor y que acabará siendo la pesadilla de nuestros padres. No va a ser el culpable de tantos ‘chico: ¿quieres bajar eso de una vez?’. No va a ser ese icono grunge español, del que tantos presumimos, porque se asemejaba algo a lo que venía de Seattle. Pero por lo que fueron, Dover se ha ganado el derecho a ser escuhado y a que nos emocionemos cada vez que sacan algo nuevo. Porque para muchos, fue ‘nuestro grupo español favorito’ o, tal vez, el de nuestro hermano mayor. Porque nos compramos la camiseta del diablo que ilustraba ese ‘Devil Came to Me’ y porque a alguno nos hicieron sentirnos orgullosos de que un grupo así fuera de nuestro país, aunque cantaban en inglés. Alejados de la pista de baile de sus anteriores discos, ahora vuelven a sonar las guitarras como en aquel disco de 1997. Grande Dover. Para ellos nunca es tarde:

Of Monster And Men – Mountain Sound

Hoy vamos de himnos:

Ciento veintiséis millones ciento ochenta y tres mil seiscientas veintidós. Son las reproducciones en YouTube que tiene el single ‘Little Talks’ en el momento de escribir este artículo. En el de leerlo apostamos que serán unas cuantas más.
Ya sonaron en #LaMúsicaDeCarrusel Vol.7. Un grupo Islandés que se juntó en 2010 con el motivo aparente de hacer canciones preciosas. Llevan cuatro para cinco años que no paran. Porque su álbum de debut ‘My Head is an Animal’ está lleno de joyas como ‘Little Talks’ , ‘Dirty Paws’, ‘King and Lionheart’ o la que hoy os traemos: ‘Mountain Sounds’. Pocos grupos de aparición tan actual han cosechado el éxito de Nana, Ragnar, Brynjar, Arnar, Kristján y Arni. De apellidos casi impronunciables hacen música que suena a nostalgia, a frío, a hoguera y a historias de, como dice su nombre, hombres y monstruos. ‘Mountain Sound’:

Crystal Fighters – LA Calling

Este tema es todo un himno al buen rollo:
Aunque el término esté un poco manido es el que mejor puede describir a este grupo londinense. Con su segundo álbum, ‘Cave Rave’, se han colado en todos los festivales europeos y se han puesto en la órbita musical mundial. Tienen un estilo tan propio que convierte a su sonido en único y les sentimos como algo nuestro. El abuelo de una de las vocalistas dejó una ópera inacabada en el caserío donde vivía en el País Vasco. Tras su muerte, Laure Stockley recuperó la obra que su demente abuelo había escrito. Esa obra se llamaba Crystal Fighters y decidieron quedarse con el nombre para que el grupo conservara la esencia animal de la pieza. Este es solo uno de los motivos por los que su música está muy inspirada en la cultura española. Quizá el más determinante sea la inclusión de Txalapartas, Txistus y Tamboriles en sus actuaciones para conseguir un estilo inclasificable pero generador de buena energía. Hace unos meses perdieron al batería que les acompañaba en las grabaciones de estudio y conciertos. Tras unos días de parón y una linda despedida (‘Buon Viaggio, amico’), siguieron girando para que la energía de Crystal Fighters no se apagara.