Pese a ello, y si nadie presenta una reclamación, el alemán es campeón del mundial de Fórmula 1. Revalida su título mundial tras una caótica carrera en la que Fernando Alonso logró un meritorio aunque insuficiente segundo puesto