La derrota en el derbi de Moscú (1-5-) ante el Dinamo ha terminado con Unai Emery despedido en el Spartak, equipo al que llegó este verano