Cristiano terminó el encuentro con la media derecha llena de sangre por culpa de un corte. La jugada se produjo en la segunda mitad, después de que consiguiera el segundo gol del partido