La ausencia de Lionel Messi en el partido amistoso entre Costa Rica y Argentina del 29 de marzo de 2011 ha puesto en aprietos legales a la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), pues un aficionado ganó una demanda para que se le devuelva el dinero de la entrada al estadio. “Yo no pagué para ver una selección de Argentina de segunda clase. No se cumplió con lo que se prometió, entonces hubo incumplimiento de contrato, publicidad engañosa y falta de información hacia el aficionado”, afirmó el demandante Gustavo Esquivel, en declaraciones publicadas por el diario La Nación.

La Dirección de Apoyo al Consumidor del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, le dio la razón a Esquivel el pasado 16 de febrero y ordenó a la Fedefútbol devolver unos 500 dólares al aficionado, lo que pagó por tres boletos al partido. La Federación apeló la sentencia el pasado viernes y, según su abogado Mariano Jiménez, “nunca se ofreció que Messi Jugaría”, ya que eso “depende de una decisión del técnico de Argentina”. “Se ofreció que Messi y cuatro jugadores más clase A de Argentina vendrían al país y eso se cumplió”, manifestó el abogado al diario La Nación.

El partido entre Costa Rica y Argentina, que terminó empatado sin goles, generó una gran expectativa en el país porque el conjunto albiceleste convocó a Messi, pero el astro no jugó un solo minuto debido a una lesión que fue puesta en duda por los medios de comunicación. Las 35.000 entradas al Estadio Nacional se agotaron en cuestión de horas con tres meses de antelación al compromiso y la reventa hizo de las suyas, pues vendió boletos hasta en 600 dólares. Miles de aficionados llegaron al Estadio Nacional ataviados con camisas de Messi, tanto del Barcelona como de la selección argentina, pero el astro no jugó, como tampoco lo hicieron estrellas argentinas como Javier Zanetti y Esteban Cambiasso.