El incidente ocurrió durante la segunda parte del partido que enfrentó al Sevilla y al Barcelona en el Sánchez Pizjuán. Guardiola tira con fuerza una botella a la banda sin intención de darle, como le dio, en la cabeza a un camillero.