Sitúense: Estadio Vicente Calderón, el pasado sábado a las 21:58. toda la grada del coliseo colchonero despliega un tifo en homenaje a Adrián Escudero, máximo goleador del cuadro rojiblanco en su historia recientemente fallecido. Los sentimientos están a flor de piel, doce años después el aficionado del atlético esta convencido de que esta vez va la vencida y hoy el eterno rival va a caer en el Calderón. En un partido de tanta rivalidad el himno del conjunto local suena de viva voz de los 54.000 fieles que han acudido para presenciar tan maña afrenta. El honor colchonero esta en juego.

Primer minuto de juego, empate a cero los mas pesimistas respiran tras tantas demostraciones de goles ultra rápidos del Real Madrid en los derbis… pero respiran poco, a los 10 minutos balón entre los centrales, otra vez ese hueco entre los centrales y Benzema la clava ante De Gea… 0-1 y el publico empieza a menear la cabeza, gesto inequívoco de que esta historia se esta repitiendo.

El Atlético hace honor a su himno y tira de casta… y otra vez una sensación conocida: Casillas saca una, dos , tres, ahora un remate de Godin… parece imposible que una maldita pelota acabe en el arco… Otra jugada trenzada del Real Madrid la pega Özil, la pelota va hacia el arco… Gol… no puede ser… La imagen sucede en el centro del campo. El Kun Agüero niega repetidas veces con la cabeza en cunclillas sobre el circulo central… “no puede ser, otra vez no, hemos llegado mucho a puerta y otra vez 0-2.- Estas son algunas de las cosas que rondan su cabeza, y todavía lo hace cuando se marcha camino del vestuario en el descanso.

La segunda parte parece del Atlético pero pasan los minutos y nada sucede en el marcador. El Kun marca en el 85, cinco minutos para la esperanza… la grada ruge, la grada creé…. minuto 92 corner a favor de los rojiblancos. el estadio grita como si fuera el primer minuto. El balón al corazón del área… y Pepe despeja… se acabó.

Otro año igual, los mismos vídeos , la misma maldición, la misma sensación… la gente se marcha disgustada. “Esto es como todos los años, vienes con ilusión, te cabreas y te vas para casa”. Esta es una frase oída por boca de un aficionado al termino del partido. El mismo aficionado que se marcha por la avenida de los melancólicos pensando en la ocasión que pudo ser y no fue y sobre todo en que el año que viene será el día…