Atrás quedan aquellos tiempos de llamar a la emisora, que con suerte te lo cojan, pidas tu disco, vean si lo tienen, y, si hay suerte y tiempo, te lo pongan en antena. Ahora solamente tienes que hacer clic.

Ahora esta “virtual insanity” (que diría Jamiroquai) que vivimos nos permite que no gastes en teléfono, ni tengas que esperar a que comience el programa, ni que marques una y otra vez esperando a que deje de comunicar.

Bueno, algo sí tenemos en común con aquellos días: veremos si podemos ponerla o no. Tu decisión no es vinculante. Eso todavía no es del todo posible. Bueno, sí, pero a las cuatro este bar cierra.

Nos gustará escuchar tus propuestas. No olvides, eso sí, que estamos de fiesta.

¿Tienes Spotify? Esta es la lista.