Por Hugo Condés

Pues si, sin un juego muy brillante (no les voy a engañar), pero se ha demostrado que en Atlético de Madrid este año existe un plan B. En la defensa Filipe, Ujfalusi, Godin, Domínguez, en el centro del campo Tiago o Reyes y en ataque Fórlan y el Kun por un motivo u otro han dejado de jugar algunos encuentros. Quique Sánchez Flores ha encontrado recambio para ellos bien en Perea o en Valera, en Raúl García o Fran Mérida, o a través de Diego Costa “el plan B” funciona y el Atlético esta cerca de los puestos de Champions League objetivo claro del club esta temporada.

Donde no había posibilidad de plan B era en la portería donde David De Gea se ha erigido en dueño y señor del marco rojiblanco con actuaciones sublimes que incluso han abierto el interés de los grandes de Europa como el Manchester United que lo quiere como sustituto de Van der Sar. Y en vísperas de un decisivo partido en Europa ante el Rosenborg el chaval da el susto y es seria duda.

No se preocupen… esta Joel. Los aficionados del Atlético de Madrid que gustan de controlar las jóvenes promesas de la cantera colchonera tienen ganas de ver al de Getafe. Este portento físico de 20 años (mide 1.93) debutó el año pasado en el Molinón por lesión de Asenjo, y ha sido esta pretemporada cuando se ha asomado definitivamente al primer equipo.

Todo eso después de una brillante, disculpen, brillantísima temporada en el Atlético de Madrid B al que casi asciende a segunda el año pasado con sus paradas. Dicen los que le conocen que esta llamado a ser uno de los grandes porteros de la liga española en los próximos años (Aunque si De Gea sigue así puede que sea lejos del Calderón), pero tengan por seguro que un chaval que de pequeño eligió el Atlético de Madrid antes que el vecino del norte tiene el deseo de defender la portería del Manzanares y no le van a temblar las piernas. Ahora que lo pienso, si le tiemblan se puede poner unas rodilleras de Leo Franco que conserva desde que jugaba en el juvenil.

De Gea puede descansar tranquilo, la portería del Calderón esta en buenas manos.